lunes, 29 de mayo de 2017

Reseña: Anochece en los parques de Ángela Armero

Título: Anochece en los parques
Autora: Ángela Armero
Páginas: 270

Editorial: Montena
Sinopsis: La vida de Laura no es fácil. Cuando su hermano murió súbitamente dos años atrás, su mundo se hizo añicos. Entonces empezaron las visitas al psicólogo, las píldoras, la sobreprotección de sus padres y, lo peor de todo, el bullying en la escuela.
Sin más amigos que Javier, el mejor amigo de su hermano, ni ganas de volver a una casa que se le cae encima, Laura se refugia en la biblioteca cada día después del colegio. Los libros se han convertido en la mejor compañía hasta que, un día, Laura coincide con un chico en la biblioteca y se enamora perdidamente de él. Alexei parece el chico perfecto: es guapo, es hijo de diplomáticos, estudia para ser piloto de avión, le apasionan los libros tanto como a Laura y, sobretodo, parece que también se ha fijado en ella. Sin embargo, Alexei guarda un secreto que no se atreve a compartir con Laura...
      Quedé obnubilada con la sinopsis de este libro. Esperaba realmente un libro romántico, por lo menos una historia de amor bonita, y la verdad es que me decepcioné mucho.
 La protagonista de este libro se llama Laura, es una chica bastante insegura de sí misma. Se siente como si fuera un juguete defectuoso de fábrica. Va al psiquiatra y está medicada porque no puede lidiar con sus conflictos internos, ya que padece de crisis de ansiedad y estrés. Comienza a ver cierta luz en su vida cuando conoce a Alexei en la biblioteca del colegio, de quien se enamora perdidamente a primera vista. Cuando comienzan a charlar, él le cuenta muchas cosas de su vida, pero su realidad es totalmente diferente. Tiene un secreto oculto, lo que implica haberle mentido sin más. 
 Vayamos por partes. La protagonista es bastante complicada, por no decir negativa en exceso. Pude comprender su presión por la muerte de su hermano -no es spoiler porque está en la sinopsis-, pero respecto al resto de las cosas...la verdad es que no entendía por qué no se defendía de todo lo que le hacían. A pesar de ello, me encanta que en el libro se toque el tema del bullying, y es ésta actitud una de las diferentes manifestaciones que puede tener la víctima. Pero me deja algo contrariada el hecho de que siempre se muestre con tendencia a ser el blanco del maltrato. Me hubiese gustado que sea un personaje más fuerte, indiferente o que por lo menos aprendiera algo al final de todo, una enseñanza que le sirva, pero ni eso. Sus padres siempre se preocupan por ella, por si tomó su medicación, si le han hecho una broma de mal gusto en el instituto, etc. Un poco por culpabilidad, otro por miedo. Pero sentí que ella no valoraba mucho que digamos esos detalles. 
 Lorena, Leticia y Lola son tres amigas que dedican su vida a hacerle las mil y una a Laura. La maltratan, insultan y hasta golpean. Son seres desagradables, y siempre que ella ingresa en las clases arman murmullos, risas y comentarios cargados de sorna. Desempeñaron muy bien su papel. 
 Javier es sin dudas mi personaje favorito del libro. Y eso que no tiene ni una pizca del protagonismo que se merece. Él era el mejor amigo del difunto hermano de Laura -ahora, su mejor amiga-. Desde la muerte de Felipe, él cuida de ella constantemente. Es muy agradable y transparente. Es el único que consigue tranquilizarla en sus momentos de crisis. 
 Y lo que vendría a ser la parte más interesante -supongamos-, el misterioso Alexei Romanov. Es apuesto, amante de los libros y su lugar favorito en el mundo es la biblioteca (díganme si no está para comérselo con esa descripción). Además, es atento pero bastante desconcertante. Sus actitudes no te hacen nada fácil decidir si estás o no de su lado. 
“A veces, lo más difícil en esta vida es respirar. Pienso en eso siempre que se me acelera el corazón y creo que voy a morir. Inhalo, despacio, sintiendo cómo el aire entra en mis pulmones y atraviesa el diafragma hasta llegar al estómago. Cuanto más se adentra en mi cuerpo, mejor me siento, como si con la corriente los miedos se fueran desplazando mágicamente del lugar que surgieron. 
 Pero no siempre funciona, porque a veces el miedo continúa a pesar de mis esfuerzos”.
  Algo que me encantó demasiado de la obra es que se hace referencia a muchos grandes autores de la literatura universal: Elizabeth Gaskell, Jane Austen, las hermanas Brontë, Oscar Wilde, Dostoievski, entre otros. 
 Lo que se me hizo increíblemente pesado fue el relato -y vaya relato- de toda la vida de Alexei. Realmente había cosas que tardaban años luz en ser explicadas, y muchas otras que eran tan inconsistentes que quedaban de relleno. Por otro lado, tampoco me gustó cómo Laura pasó de ser la protagonista a adueñarse él de ese papel. Eso me molestó de sobremanera, porque ella era un personaje que tenía mucha tela para cortar, muy interesante, y la desplazaron. 
 Me quedó una sensación extraña con este libro, en primer lugar, esperaba una cosa (la sinopsis y la portada me enamoraron). Luego, me ilusioné porque había un halo de misterio que me enganchó. La trama parecía encaminarse hacia una dirección; pero de repente, todo se dio vuelta y ya había dejado de interesarme un poco -lo cual, a decir verdad, iba aumentando paulatinamente-. 
 El final me dejó con sentimientos ambiguos. Especialmente porque siento que realmente daba para más. Mucho más. Y creo que la autora no supo aprovecharlo, no supo darle un cierre, y puso el primer desenlace que se le ocurrió. Tampoco llegué a comprender las razones de los personajes (ni por qué iban en contra de sus deseos). Laura se tornó tan insensata como ridícula. Las últimas páginas parecen hablar de una persona totalmente diferente de la que aparece al comienzo. Fue decepcionante.
 Quitando los monólogos eternos del chico, la pluma de la autora no es del todo mala. Los diálogos y descripciones son bastante justos. Creo que fue un gran error conducir la historia hacia un final tan típico e ilusorio. Además de que los personajes que tan interesantes parecían al comienzo, acabaron por demostrar falta de personalidad y convicciones poco definidas. 
“Estoy bien. Todo está al mismo nivel, la historia de los días, de las semanas, flota en un círculo, como en un zoótropo de esos que muestran un caballo corriendo, sin salirse nunca de la órbita que el juguete le permite y dentro de la cual parece ser muy feliz.
 Pero algunas noches, y en el intervalo que tarda la pastilla en hacer efecto, y sin que pueda remediarlo, o sin que quiera tal vez, regresan los recuerdos, algunos dolorosos, pero otros luminosos como relámpagos en la oscuridad”.
2/5

11 comentarios:

  1. Una pena, la sinopsis prometía más de lo que luego dio el libro. Gracias por la reseña!
    Muaks!

    ResponderEliminar
  2. Qué pena que una novela que empieza tan bien se venga a bajo por no saber darle un buen final.

    Gracias por la reseña.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  3. Hola, la historia me había llamado la atención y quería leer esta novela, pero creo que el desenlace no es como me esperaba. Gracias por compartir :)

    ResponderEliminar
  4. Que rabia me da cuando los libros enganchan en su sinopsis, empiezan bien y al final caen en picado. Me da mucha pena que esas cosas pasen.

    ResponderEliminar
  5. Uf con esa nota y esas impresiones, mejor la dejo pasar.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Hola,
    por lo que dices una pena que la autora no hubiera sabido sacarle todo el jugo a la novela. Gracias por la reseña.
    Nos leemos.😘

    ResponderEliminar
  7. No me ha llamado la atención aunque la reseña está muy bien escrita.Besicos

    ResponderEliminar
  8. Buenas.
    Me da rabia que los libros empiecen estupendamente y terminen desinflando las expectativas que se ponen ellos.
    Un saludo y que la próxima lectura sea más gratificante.

    ResponderEliminar
  9. Pf... Ya cuando leí la sinopsis dije que no era para mí porque daba la sensación de esta lleno de clichés. Pero después de tu reseña, paso de leerlo xD

    ResponderEliminar
  10. Pues vaya, por la sinopsis si tenía buena pinta, que pena que no haya sabido aprovecharlo más. bsts

    ResponderEliminar
  11. No me llamaba en un principio y ahora menos. Veo que es una novela muy desigual, con sus fallos, y que no aporta nada nuevo. Me gusta el tema de la literatura, pero no me convence. Esta vez va a ser que no :/

    ResponderEliminar