jueves, 19 de enero de 2017

Reseña: Juicio final de John Katzenbach

Título: Juicio final
Autor: John Katzenbach
Páginas: 592

Editorial: Ediciones B -Maxi-
Sinopsis: Matthew Cowart, un famoso periodista de Miami, recibe la carta de un hombre condenado a muerte que asegura ser inocente. Pese a su escepticismo inicial, Cowart empieza a investigar. Convencido de que el acusado no cometió los delitos que se le imputan, publica en sus artículos una información que permite al convicto salir en libertad, tras lo cual recibe un premio Pulitzer por su tarea periodística. Sin embargo, y para su horror, el escritor se percata de que ha puesto en marcha una tremenda máquina de matar y que ahora le toca a él intentar, en una carrera contra el reloj, que se haga justicia fuera de los tribunales.
  Hace bastante tuve el placer de leer otros dos títulos de este autor, gracias a la editorial Ediciones B, y recuerdo que me habían gustado mucho. Así que apenas vi este relanzamiento, no dudé.
 Los invito a leer si quieren, las reseñas de los otros dos libros que leí del autor, publicados por la misma editorial, bajo distintos sellos. Ellos son: Un final perfecto y El estudiante.
 La trama tiene como protagonista a Matthew Cowart, un reconocido periodista que un día recibe una carta desde la cárcel, que tiene por remitente a Robert Earl Ferguson, un joven que fue sentenciado a muerte por un crimen que, según él afirma con vehemencia, no cometió. Robert le pide ayuda para que éste investigue, y así lograr limpiar su nombre o por lo menos sembrar la duda de su culpabilidad, ya que las publicaciones de este profesional en los periódicos son de gran alcance, y el condenado tiene sus días contados, mientras espera su final en el corredor de la muerte.
 Katzenbach marca varios puntos en común en todas sus historias, y siempre se trata de que los personajes (sean los principales o secundarios) tienen un perfil tortuoso que se presenta de incógnito o de manera paulatina al comienzo, y a lo largo del desenvolvimiento de los hechos se van descubriendo, a sí mismos o ante los ojos del lector. Y en este caso, también sucede.
 El suspenso se mantiene en cada capítulo, como es de esperar. Aunque admito que la primera mitad del libro se me hizo un poco a paso de tortuga. Creo que fue porque la investigación no tenía un ritmo demasiado ágil al comienzo, y, aunque no se desvele obviamente la verdad hasta el final, desde la segunda parte empiezan a llegarnos pistas sobre a dónde va a parar el enigma.
 Lo que no me cerró y nunca llegará a cerrarme del todo en los libros de este autor es su manera de introducir las relaciones "amorosas". Sé que se trata de thrillers y que de romance sería lógico que hubiera cero, pero lo poco que se puede atisbar siempre me deja un sabor agridulce. Y me gustaría que sea abordado desde un punto menos esporádico, ya que muchas veces las parejas, amantes o lo que sea de quien se enamoran los personajes principales, juegan un papel fundamental en la resolución de los hechos, y al final ni sabíamos nada de él/ella ni de la misma relación. Como se darán cuenta, este es un aspecto sobre un gusto meramente personal, así que pueden pasarlo de largo.
 Me gustó cómo el protagonista se pasea por una montaña rusa de sentimientos: desde la duda, la desconfianza, el miedo y hasta la convicción ciega, en otros casos.
 La historia se introduce un poco a tientas en el tema del racismo. Aunque no llega a ahondar demasiado, sí se deja ver cómo en ese lugar (EE.UU.) se mantiene claramente -y a pesar de todo- en la actualidad, un detrimento y perjuicio hacia las personas de raza negra.
 Como siempre el premio se lo lleva el "malo de la obra". Digo como siempre, porque en este género es lo que más logra atraparme siempre. Cómo se estructura la mente retorcida y la frialdad de los personajes, su minuciosidad y la facilidad para manipular a todo el mundo. Aunque también dejo un margen de apreciación para el mérito de la reconstrucción del verdadero perfil de una víctima, cosa que no considero fácil, y hablando de Katzenbach, siempre logra dejarme satisfecha.
"Siempre se había preguntado por qué la mayoría de los hombres, incluso a la hora de su muerte, se aferran a un halo de inocencia. Era comprensible en el caso de los peores psicópatas, asesinos en serie que respetan tan poco la vida humana que matarían a alguien antes que hablar con él, pero que, en un careo, mantendrían ese halo si no se les convence de que más les vale confesar".
Calificación: 4/5
¡Muchas gracias a Ediciones B por enviarme el ejemplar!

martes, 17 de enero de 2017

Reseña: Silencio de Becca Fitzpatrick

Título: Silencio
Autora: Becca Fitzpatrick
Saga: Hush Hush #3

Editorial: Ediciones B
Sinopsis: La confusión se ha disipado y ya no hay nada que perturbe la relación entre Patch y Nora. Han superado los secretos que se escondían en el oscuro pasado de Patch..., han atravesado mundos irreconciliables..., se han enfrentado a pruebas sobrecogedoras de traición, lealtad y confianza..., y todo ello por un amor que trasciende los límites entre el cielo y la tierra. Armados con la fe absoluta que tienen el uno en el otro, Patch y Nora se enfrentan ahora a un villano que pretende acabar de una vez y para siempre con cuanto han luchado por conseguir, incluido su amor.
 ¡Hola! Esta reseña es de una de las continuaciones que estaban aguardando en la eterna espera en mi estantería, tanto que ni yo misma me creía que ambas continuaciones siguieran ahí sin desintegrarse, jaja. Debería ser ilegal que pase tanto tiempo sin tocar un libro; pero lo cierto es que la facultad me ha ido consumiendo estos dos años que pasaron de carrera y entre ello y mil excusas lo único que venía haciendo era posponer lecturas viejitas. Merezco el peor de los castigos, sí.
 Esta es la tercera parte de la famosa saga Hush Hush (cuyas primera y segunda parte están reseñadas en el blog, y pueden verlas si quieren aquí y aquí). La entrada no contiene spoilers de los libros anteriores.
 Debo decir que hasta ahora este libro ha sido el mejor entre los tres primeros, porque tiene muchísima más acción y giros inesperados en la trama. Lo que sí fue la decadencia personificada fue la protagonista. Ya recuerdo que en mis anteriores reseñas contaba que no había llegado a odiar a Nora, y es que así era. Pero conforme iba avanzando con los otros libros sí que se me iba haciendo pesada. Y en esta ocasión la tipa estaba insufrible. Todo el tiempo con sus decisiones insensatas y actuando en pos de su bienestar, juro que le pegaría unas cachetadas si la tuviera en frente en esos momentos. Eso sumado a que Patch hace las cosas un poquitín mejor en estas instancias, la ponían en un lugar extraño, como una salvaje inadaptada social que no sabía comportarse (bueno, quizás eso fue demasiado)... Sobre Vee, hurgando en mi reseña de la segunda parte leí que había comenzado a caerme un poco mejor -es que al principio ni me la tragaba, fíjense que Nora al lado de ella podría ser mi mejor amiga- y bueno ahí vamos de nuevo, una piedra en el zapato. Siempre con sus comentarios tontos que ostentan una sobreactuada exageración.
 El por qué del puntaje igual que los otros dos es simple y sencillo: no puedo creer que tras el paso del tiempo la pluma de la autora siga generándome cosas, el romance, los personajes, el misterio y la historia de ángeles caídos y néfilim. Todo sigue ahí y la manera en que ella lo cuenta, tan sencilla y a veces empalagosa que igual me gusta. Voy a decir mil veces que sé que no se trata de una historia muy original y que tampoco la trama deja grandes enseñanzas, pero le tengo un cariño especial y me llenó de nostalgia volver a meterme en estas páginas. La edición y las hojas gastadas, la lectura entre plumas...
 Inmediatamente que terminé este libro me puse a leer el final. Porque ya tengo varios ítems en mi lista de cosas para no ir al cielo como para cargarme un lío más. Así que en unos días voy a subir también la reseña de la última parte, que me gustó y ahí sí que me quedó el vacío existencial. Todavía tengo fresco el gran sabor de la prosa de Becca, no sé por qué a muchos les disgusta su sencillez, será que soy una tópica amante de los clichés rosadísimos.
"—Solo hay una cosa que sé con certeza —Se volvió, sus ojos de un claro negro—. Que haría cualquier cosa por ti, incluso si eso significa ir en contra de mis instintos o de mi propia naturaleza. Dejaría todas las cosas que poseo, hasta mi alma por ti. Si eso no es amor, es lo mejor que tengo".

Calificación: 4/5

jueves, 12 de enero de 2017

Reseña: Jane Eyre de Charlotte Brontë

Título: Jane Eyre
Autora: Charlotte Brontë
Páginas: 445

Editorial: Ediciones B -Bruguera-
Sinopsis: Jane, una niña de diez años, queda huérfana. Gracias a su fortaleza y al amoroso cuidado de una maestra, la señorita Temple, logra sobrevivir y convertirse en maestra e institutriz. En busca de trabajo, llega a la mansión de Thornfield para educar a una niña francesa que está al cuidado de Edward Rochester, y donde habita un terrible secreto.
 Otro clásico de la colección Bruguera de Ediciones B, ¡y qué clásico! Jane Eyre es una obra que fue publicada en 1847, y constituye un aporte significativo para la novela romántica del siglo XIX. Hasta la actualidad es, incluso, renombrado y leído por lectores de todas las edades. 
 La historia tiene por protagonista a Jane, como el título lo indica, es una niña de diez años que ha quedado huérfana, y además ha fallecido su tío, por lo que queda a su cargo la esposa del difunto. La vida de la niña con su tía -Mrs. Reed- y sus primos -John, Georgiana y Eliza- no es justamente lo que se dice de ensueño. Ella padece a diario sus humillaciones, ya que ellos no dejan de recordarle su posición inferior, transformando así su infancia en un verdadero infierno. Estos malos tratos y degradaciones han alimentado la rebeldía que lleva en sus venas, obligándola a forjarse una personalidad fuerte, que no pasa desapercibida y que anda sin tapujos. Obviamente, esto no le cayó en gracia a Mrs. Reed, quien, como castigo, decide enviarla a Lowood, una institución benéfica muy estricta que alberga sólo niñas, en su mayoría huérfanas, desobedientes o pobres y sin hogar. 
 En Lowood transcurren los años que le quedan a Jane hasta alcanzar la adultez, y se acostumbra a vivir en ese lugar oscuro y fétido, pero lo prefiere antes que regresar al horror en que vivía. 
 Siempre remarco que esta época es una de mis favoritas en historia, literatura y cine, y los autores más sobresalientes logran captar a la perfección sus características. Le dejo el mérito, ademas de su vocación, a que han transitado su vida en esos años y no hay nada mejor que quien escriba sea quien lo haya vivido. Así, aquí podemos ver las expresiones, las formalidades, el paisaje típico inglés entre otras cosas, las arraigadas costumbres profundamente recreadas en cada capítulo.
 Los personajes son maravillosos. Jane sobresale entre los demás, porque a pesar de lo que ha vivido tiene una dignidad propia de los más grandes, y es honesta, humilde, sin pecar de autocompasiva. Pero lo que más me cautivó fue su enorme gratitud, la cual mantiene hasta las últimas líneas. Y no es que ha sido siempre inquebrantable, pero todo lo que le tocó vivir y las personas que conoció fueron contribuyendo a su basta experiencia: Helen, quien profesaba la paz, la importancia del perdón y la libertad de conciencia. O Miss Temple, su "salvadora". Una gran compañía que para ella era una estrella en medio de las noches más frías y solitarias durante su extensa estadía en Lowood.
 El libro está narrado en primera persona por Jane, lo cual nos permite conocerla a fondo.
 Como dije antes, se trata de un libro de romance, aunque si se aventuran a leerlo deben tener en cuenta que es de lo más tradicional de la época en que transcurre. Con sus tiempos pacientes de espera desde una palabra hasta la mirada, otro tanto más desde la mirada hasta el roce...y casi un infinito desde el roce al beso. Pero si sufren de romanticismo voraz, como yo, lo van a amar.
 Mr. Rochester es el afortunado en cuestión, y por dentro es enteramente un tormento personificado. Aunque hasta llegar a conocer ese costado, Jane deberá soportar sus actitudes de hombre tosco, tenaz e insensible; pero ella se mantiene leal a todo momento, ya que a pesar de la brusquedad del hombre y la ambivalente superioridad con la que la trata, la hace su única confidente.
 El final, del cual obviamente no hablaré mucho, me sorprendió demasiado. Dio un vuelvo gigante a mis expectativas, y logró dejarme pensando unos cuántos minutos.
 Jane Eyre es un clásico victoriano, diría que no en su máxima expresión, pero sí infaltable en la lista de romances de la época que son tan peculiares, y se tornan inolvidables. 
"Mi mente hizo entonces su primer esfuerzo para comprender cuánto se le había inculcado con respecto al cielo y al infierno. Por primera vez me sentí turbada y horrorizada. Y por primera vez también, mirando a mi alrededor, me sentí rodeada por un abismo impenetrable. Sólo existía un punto firme: el mundo en que me apoyaba, y todo en torno, eran nubes imprecisas y profundidades vacías. Me estremecí ante el pensamiento de verme alguna vez precipitada en aquel caos".
Calificación: 4/5
¡Muchas gracias a Ediciones B por enviarme el ejemplar!