jueves, 23 de marzo de 2017

Reseña: Cinco minutos de Faith Carroll

Título: Cinco minutos
Autora: Faith Carroll

Sinopsis: Elyse no entiende nada, ni qué hace ella en la fiesta de la fraternidad más loca del campus ni por qué su novio la ha dejado sin dar explicaciones.
En medio de la fiesta, Elyse se ve arrastrada por su amiga a pasar cinco minutos en el armario con un desconocido. El problema es que ese joven no es tan anónimo como parecía en un principio.
Keith tiene una buena vida, excepto por una espinita en su corazón que no puede arrancar: en vez de enamorar a la chica que le había robado el corazón, se dedicó a hacer de su vida un infierno. Pero cuando ve a la joven en su fraternidad, no se lo piensa dos veces.
Keith y Elyse tienen cinco minutos para decidir qué debe ganar, si el odio del pasado o un nuevo sentimiento que parece volver a surgir en sus corazones.
       Lecturas rápidas si las hay. La elegí sinceramente porque estaba -de hecho, aún estoy- en un momento exageradamente estresante del año: demasiado presionada con los exámenes de la universidad y con muchísimas lecturas pendientes; entre ellas libros que traje de casa y colaboraciones, lo cual no hacía más que sumar presión de una manera agobiante. A pesar de que muero por leerlos todos y cada uno de ellos, a veces no me da el tiempo para hacerlo tanto como quisiera (y hasta el día de la fecha no encuentro una manera de agregarle más horas al día...). Así que teniendo un libro bastante largo empezado, sin tiempo para retomarlo y un poco cansada de leer leyes 24/7, elegí esta historia para distraerme un poco en una tarde.
 El libro comienza con Keith y Elyse encerrados en un armario por unos amigos, en medio de una fiesta de la universidad, con la consigna de que deberán permanecer allí durante cinco minutos, en los cuáles decidirán si darán paso a la atracción que sienten, o si seguirán sin soltar el pasado oscuro que ambos arrastran.
 Tengo que decir que debido a que tiene pocas páginas, no me esperaba una gran historia de amor, por suerte, por lo que luego no quise tirarme tanto de los pelos cuando notaba que el velocímetro iba a full. Así que mi predisposición ayudó bastante, pero tengo que reconocer que la trama tiene bastantes fallas, y se notan. 
 Elyse es la protagonista; me pareció una chica muy agradable. Tuve bastante afinidad con ella desde que empecé a leer, además tiene gustos parecidos a los míos (ve las mismas series, ¡y le encantan los gatitos!). Los lleva como motivo en muchos de sus accesorios y demás cosas que utiliza a diario. No me pareció insulsa, ya que tiene un carácter que sacó a relucir en más de una ocasión, poniendo a los desubicados en el lugar que se merecen. Aunque por momentos sentía que eso le costaba un poco en verdad. Y algo que no me gustó mucho es que la percibí como una persona rencorosa -sino, negativa-, lo cual prestaba a confusión el papel que cumplía en la novela, y eso me descolocaba. 
 Alex fue un idiota desde el principio. Y no ganó ni medio punto con el transcurrir de las páginas. Ya hacia el final deseaba sólo matarlo lentamente con aceite hirviendo (sí, así). Y me molestó un poco que la autora lo quisiera poner en un lugar que no se merecía en absoluto. Además, creía menester que tuviera su merecido, y ahí me quedé...esperando sentada. Pobre inocente. 
 Eva es la única y mejor amiga de Elyse, y la verdad es que no tengo nada más que decir que me sorprendió completamente. Ya si es para bien o para mal, lo dejo a su percepción mejor, para no dar demasiadas pistas. Pero al comienzo pensaba una cosa de ella y luego todo se dio vuelta. El giro que la autora metió con este personaje fue de los que más me gustaron en la obra. 
“Elyse esperaba que ella fuera la única que escuchaba el palpitar de su corazón. Ahora, tan cerca, no podía negar la evidencia. Era él, era Keith. Hasta la cicatriz de su frente era idéntica. De todos los rincones dónde ella había podido volar buscando otra vida, debía coincidir en la misma ciudad, en el mismo sitio con él.”
 Keith me gustó en partes, y en otras no tanto. Creo que es un personaje osado, y que evolucionó mucho por lo que cuenta de cómo fue en el pasado; pudo aprender de sus errores y repararlos (o esa era su intención, por lo menos). Ya en la cuestión de su lado romántico -que sería el que más debería interesar- me resultó muy, muy empalagoso. Pero pasándose de dulce, exagerando expresiones y utilizando apodos incómodos y repetitivos como “gatita” (wtf). Además, me pareció un tanto presuntuoso, lo que lo hacía bastante molesto en varios diálogos. Sí admito que más adelante me sorprendió con su actitud. Había entendido sobre su cambio, pero no me lo esperaba tan radical, por lo que me quedé con una linda sensación al final con respecto a él. 
 Es cierto que el libro es muuuy corto, por lo que es imposible que se desarrollen personajes sólidos y complejos. Por eso quizás no llegué a conocerlos en su totalidad, ni tampoco a empatizar demasiado con la mayoría. Además, la historia fluye de manera rápida, en una extensión muy corta, lo que imposibilita que la autora se explaye mucho en descripciones y sentimientos. Esta velocidad poco gradual y muy brusca, hizo que el romance pierda credibilidad completamente para mí. Y es una real pena porque he leído otras historias cortas en las cuales se notaba un poquito más el esfuerzo por construir personajes más palpables, y un vínculo más sólido entre ellos. Si bien me esperaba que esto sucediera con anterioridad, me resultó un poquito chocante si soy sincera.
 El final me pareció (lo tengo que decir, lo siento si es que la redundancia se volvió mi segundo nombre en esta entrada, jaja) demasiado precipitado. Sí, adivinaron. Creo que Faith podría haberse extendido apenas unas páginas más para explicar mejor el asunto de ese giro abismal que introdujo en el desarrollo, y no solucionar las cosas por arte de magia. Ni hablar de que además de ser predecible el desenlace, fue forzado, ya que ciertas decisiones de los personajes no cuajaban con lo que pensaban ciertos párrafos (apenas) atrás. Lo que lo volvía bastante irracional.
 Si pienso en ser justa, no podría puntuar más alto al libro, porque aunque quiera justificar las fallas que les mencioné con su pequeña extensión, hay cosas que podrían haberse hecho de una manera distinta: escenas que quedaron colgadas, actitudes que me resultaron forzadas e ilógicas y diálogos que creí que fueron mal ubicados dentro del contexto del respectivo momento. A pesar de todas estas cosas, tampoco puedo darle menos porque lo leí en un momento específico en donde lo necesitaba, y siempre algo nos dejan las lecturas que hacemos (por más chiquito que sea); y ésta me ayudó a despejar la mente aunque sea por un rato. 
“Puede que lo que decía estaba mal conjugado. Y que él estuviera enamorado. De ella. De su loca de los gatos. De la chica a la que colgaba notas en la espalda, a la que mojaba su comida con la leche del comedor. Era una locura. Sí, era tan loco que su estomago se llenó de pequeñas mariposas que la hacían flotar”.
3/5

martes, 21 de marzo de 2017

Reseña: Tren con destino a ti- Alba Navalón

Título: Tren con destino a ti
Autora: Alba Navalón
Páginas: 376

Sinopsis: Un mes viajando en tres por Europa con su hermano y su mejor amiga. Sería un sueño hecho realidad para Marta si no fuera porque Marcos, su antiguo cuelgue, también viaja con ellos. ¡Pero no pasa nada! Bastará con ignorarlo...total, él ni tan siquiera le habla ¿O cambiaran las cosas en el viaje cuando solo se tengan los unos a los otros, cuando tengan que compartir habitación, cuando compartan una y mil experiencias juntos? Todo un mes por delante para unos joven es con ganas de descubrir Europa.
¿Te apuntas?
El tren está a punto de salir.
       Este libro fue parte de una lectura programada desde hace cosa de un mes atrás, y la reseña llegó bastante tarde, pero bueno, puedo decir que llegó al fin.
 La historia trata sobre un grupo de amigos que se va de viaje en tren, por toda Europa. Conocemos cada personaje y sus anécdotas en varias de las ciudades más bellas del mundo. 
 Me encanta la temática de esta obra, principalmente porque viajar es algo hermoso (en serio, no conozco a alguien que no le guste) y explorar lugares nuevos es realmente emocionante. Aquí se mencionan destinos bellísimos como Ámsterdam, París, Bruselas o Praga, entre otros. 
 La narración me pareció entretenida, con bastantes diálogos y personalidades variadas, así que no me aburría mientras leía. El punto que me desilusionó bastante es que la mayoría del tiempo la autora se metía tan de lleno en los personajes, sus problemas y sentimientos, que se olvidó de la ambientación. Me explico: como dije antes, hay muchos lugares interesantes de referencia, pero al ser sitios tan ansiados por ellos (y al fin, visitados) me esperaba más descripciones de las ciudades, de la gente, de los paisajes, del clima, del transporte, de la comida, no lo sé, algo... Si bien por momentos había ciertas referencias, sentí que se quedó medio corta en ese aspecto. Por lo menos a mí me hubiese gustado que la ambientación sea más sólida, con un poco más de descripciones y características visuales, aunque sea. Ni siquiera de la cultura, que de más está decir que me hubiese encantado conocer sobre eso, pero comprendo el punto de que es más complejo y que con tantos sitios es necesario hacer un libro de novecientas páginas más o menos. Sin contar que tampoco es una guía turística, sino un libro juvenil.
 Cada capítulo tiene un destino diferente, y en cada ciudad viven aventuras nuevas. Eso me pareció original, aunque continúo con esa sensación de insustancialidad sobre los escenarios. 
 El romance es otra cosa que me dejó pensando. En este caso me hubiese gustado que tuviera menos lugar, y le dejase paso a la amistad en sí. Lo sentí como lavado, insulso y por momentos infantil. En cambio, en las escenas en que se dejaba de lado y simplemente se daba lugar a momentos entre amigos, divirtiéndose y sin problemas, todo se tornaba mucho más ameno. 
 Sobre los personajes, son cuatro principalmente. Hablaré a continuación de ellos, pero adelanto que tengo motivos por los que algunos me gustaron y otros no tanto. Aunque todos y cada uno de ellos fueron los que le dieron el sentido a la obra, y los que me hicieron reír en más de una ocasión. Fue esto lo que me llevó a subirle algunos puntos en la reseña.
 “—Marcos —lo llamó, y este abrió los ojos—, puedes apoyarte en mi hombro si quieres.
—No hace falta, gracias.
—No seas tonto y apóyate en mí, que como sigas mirando hacia arriba el tipo este va a creer que hablas con Dios, o peor aún, con Satanás”.
 Marta es la protagonista principal, me cayó bien en general, aunque por momentos me parecía demasiado buenuda, ingenua. Pero no del tipo “qué buena chica, qué transparente”, sino del tipo surrealista. Como que no me cuajaba mucho que fuera tan inocente, cuando no se daba cuenta de cosas sumamente obvias desde el minuto cero; además por momentos tenía salidas que contrastaban fuertemente con su personalidad, lo que era bastante desconcertante. Sacando eso, empaticé con ella y hasta sufrí en varios momentos por ciertas cosas que le pasaron, y creo que para su edad tomaba decisiones bastante sensatas. Su hermano, Diego me encantó. Portador de un humor bastante particular, pero agradable, sobresale del grupo naturalmente (amo la gente así, es que tienen un don). Su novia Diana es, a decir verdad, un personaje bastante estereotipado, aunque a pesar de eso me pareció simpática. Quizás le faltó un poco de protagonismo, lo cual se tornaba algo forzado ya que según su personalidad, sería más normal que su nombre resonara un poco más en el libro.
 Marcos...no lo sé, tuve sentimientos encontrados. De entrada tuve bastantes prejuicios con él, por una cosa que hizo en el pasado con respecto a Marta, lo cual me dejó condicionada para toooda la lectura. Y hasta cuando parecía mejorar el asunto igual yo estaba pensando en él medio molesta/mirándolo de reojo, jaja. Por suerte hacia el final pudimos congeniar un poco más. 
 Me encantó cómo se intercalaba la aparición de cada uno de ellos, aunque insisto en que algunos deberían aparecer más que otros. También hubo otros personajes que iban surgiendo a medida que ellos arribaban a un lugar diferente, pero lo cierto es que no me parecieron para nada importantes (hasta diría que hacerlos tan superfluos, los volvió como de relleno en la trama).  
 El final me lo esperaba, pero lo acepté sin disconformidad porque creo que no podría acabar de otra forma, no sería lo correcto. Además la última frase que metió la autora me gustó un montón. 
 Aquel día visitaron la Isla de la Ciudad, que era el corazón de París. Allí, entraron a la famosa Catedral de Notre Dame y subieron a sus torres, aunque no encontraron al Jorobado. También visitaron el Panteón y después, cruzando la ciudad, visitaron por fuera la Ópera de Garnier y la Iglesia de la Madeleine. No obstante, para Marta aquel día París no hacía honor a sus apelativos. Para ella, la ciudad del amor se había quedado sin amor y la ciudad de la luz ya no tenía luz.
3.5/5

viernes, 17 de marzo de 2017

Reseña: La espada de cristal de Victoria Aveyard

Título: La espada de cristal
Autora: Victoria Aveyard
Páginas: 550
Tetralogía: Red Queen #2

Editorial: Océano Argentina
Sinopsis: *spoilers del libro anterior* La sangre de Mare Barrow es roja (el color de la gente común), pero sus habilidades son plateadas. La corona dice que es un milagro, una imposibilidad. Sin embargo, Mare sabe que hay otros como ella, Rojos con capacidades similares a las de los Plateados, y comienza a buscarlos y reclutarlos para unirse en la lucha contra el príncipe que la traicionó. Poco a poco, Mare se encontrará en una encrucijada mortal en la cual corre el riesgo de convertirse exactamente en la clase de monstruo que quiere vencer. ¿Claudicará ante el peso de la muerte que implica la rebelión, o las continuas traiciones habrán endurecido su corazón para siempre?
       ¡Hola!, esta reseña es sobre la continuación de La reina Roja (pueden leer la reseña que subí al blog acá). Si me leyeron o si me conocen sabrán que la primer entrega no me gustó tanto como esperaba, por lo que no le tenía demasiada fe a este libro. Sin embargo, le di una oportunidad porque vi muchas mejores críticas de él que de su antecesor.
 Antes que nada quiero mencionar que, aunque intentaré disminuirlos en la medida de lo posible, la entrada puede contener algún que otro spoiler de la primera parte.
 La historia, para quienes no la conocen, tiene como protagonista a Mare, una joven que tiene sangre Roja pero posee habilidades Plateadas. Esto produjo un quiebre absoluto en su momento, en un mundo en el que los Plateados dominaban a los Rojos en cuando a habilidades, hegemonía y poder. Este libro continúa luego del final de La reina Roja, con Mare y un no muy basto grupo escapando de las garras del Rey Maven, que los quiere destruir por completo. Ahora ella quiere reunir un ejército para provocar una rebelión y salvar a las personas que el malvado Maven quiere asesinar.
 No sé si se tomaron un ratito para leer mi reseña de la primera parte (ya más de un año pasó desde que la escribí, por lo que no recordaba mucho de mi opinión sobre el libro), y volver a leerla fue wow. Realmente no me había gustado nada lo que leí, recordé lo mucho que me había aburrido y decepcionado la lectura, y cómo me había perseguido la sensación de estar topándome con un mix de todas las distopías de los últimos diez años en una, frases textuales incluidas en el combo. Por lo que resulta de lo más interesante ver cómo retomaré mi opinión sobre la serie, en algunos puntos sosteniendo lo que pensaba, y en otros disertando -para bien o para mal- en los giros que introdujo la autora en la trama y los personajes.
Reaction GIF: don't know, don't care, Martin Freeman
 En esta ocasión pude rescatar un poquito de esa dosis de originalidad que esperaba. Me sorprendí bastante con cómo la autora mejoró su escritura en lo que respecta a la acción; ya que antes era siempre esporádica y forzada, en este libro se va tejiendo de a poco pero siempre dejando un halo de duda para enganchar al lector. Las descripciones se tornaron menos tediosas, y las expresiones típicas del género no caían taaanto en lo trillado. Podemos incluso conocer más de este mundo distópico que antes, aunque tampoco esperen la ambientación, porque es algo que lamentablemente siento que la autora no puede remontar.  Admito que hace falta bastante imaginación y paciencia para sobrellevar este aspecto. El contexto de la historia y la ambientación en espacio son muy, muy pobres y poco creíbles. 
 “Su presencia es tranquilizadora, y me hace viajar en el tiempo. A su conscripción, a una primavera lluviosa en la que podíamos fingir que éramos niños todavía. Lo único que existía en esos años era el todo, la aldea y nuestra insensata costumbre de ignorar el futuro. Hoy sólo pienso en el futuro, y me pregunto a qué siniestro camino nos han arrojado mis acciones”.
Conan Facepalm
 Lo más trágico de todo sabemos bien en dónde lo hallé: está narrado en primera persona, y por nada más ni nada menos que Mare Barrow. No soy demasiado fan de la protagonista de esta saga, a decir verdad, y en esta segunda parte estuvo igual -o diría que incluso mucho más- insoportable que en el primer libro. Siempre recordándonos que es especial, diferente y que tiene la misión más importante del planeta en sus manos. Con la diferencia de que ahora reconoce que gracias a su accionar precipitado, incoherente y egocéntrico las cosas se fueron al tacho. Sin perder oportunidad de lanzar frases como “ahora sé que soy especial. También tengo que proteger a otros. Ahora no me pueden perder” “soy el arma más poderosa de todas en un navío lleno de guerreros, y da la impresión de que ellos no lo saben”
 Es como si se hubiese reforzado más el lado de «espejito espejito, ¿quién es la más poderosa? oh, claro, soy yo», pero por otra parte hubiese desarrollado paralelamente una conciencia capaz de razonar sobre que todo lo que hace repercute en el resto. Que aunque ella sea la prestigiosa y tan temida Niña Relámpago (que ya lo entendimos, porque lo repite un millón de veces por capítulo) hay más vidas que valen también, y que dependen del camino que ella escoja. 
 Mare va remarcando cuántas vidas cayeron por su culpa, las nombra una por una; toda la sangre inocente derramada y por un momento (tampoco pidamos milagros) toma noción de que posiblemente, solo posiblemente, no sea ella el ombligo del mundo.
Playboy Fragrances wow applause clapping clap
 Los demás personajes me gustaron bastante más que ella. Por ejemplo Shade, me sorprendió en varias ocasiones, y es alguien que me  hubiese gustado conocer mucho más. Creo que tiene potencial para llegar a tener un poco más de protagonismo en la historia que el que se le da. Lo contrario me pasó con Kilorn, lamentablemente siento poca simpatía hacia él, no sé por qué. Algo en su personalidad hace que no pueda congeniar de ninguna manera. Cal fue de mis favoritos, porque al principio me parecía insulso y de repente llegada la mitad de la cosa, su personalidad afloró de una manera que hacía imposible hacer la vista gorda. Además, es el único que le tira la verdad en la cara a Mare, cuando se pone en ese plan de mártir insufrible. 
 A pesar de mejorar respecto de su primera parte -y por ello le doy un generoso punto más- no llega a convencerme la pluma de la autora. El ritmo sigue siendo lento por más acción que ella le quiera meter. Y todo lo empeora con la protagonista, que en este caso decayó (especialmente hacia el final) mostrando su egoísmo inminente, por más que parafrasee sobre salvar al mundo, siempre termina deseando salvarse ella misma. Constantemente actuando para no quedarse sola. Pasando por encima a todo y a todos, un desastre para trabajar en equipo y exageradamente hiper mega confiada de su supuesto poder descomunal. 
 “Mi fatiga llega hasta la médula de los huesos, a cada músculo y cada nervio. Y mi corazón es sin duda una herida más, que aún supura a causa de la traición y el fracaso. Cuando abro los ojos y veo paredes grises y apretujadas entre sí, todo lo que quiero olvidar regresa de golpe”.
3/5 
¡Muchas gracias a Océano Argentina por enviarme el ejemplar!