martes, 1 de noviembre de 2016

Reseña: Acorralados de Gabriel Korenfeld

Autor: Gabriel Korenfeld
Título: Acorralados
Páginas: 301

Trilogía:
Tierra de Jóvenes #1
Editorial: Ediciones B (Blok)
Sinopsis: Un virus acabó con la vida de todos los mayores de treinta años en la Tierra. Las leyes ya no son las mismas. La muerte de todos los mayores de treinta años los había devastado psicológicamente. La ausencia repentina de padres, abuelos y demás familiares significaba un dolor incurable en el alma. El virus adulto asoló el planeta Tierra. Los sobrevivientes son jóvenes y niños que están a merced de los barras bravas o viven huyendo de ellos. Los barras trabajan para Aníbal, un ser bestial que se ha sometido a varias cirugías para sobrevivir a los treinta años. Ellos se dedican a tomar prisioneros para encontrar la Cura. Unos están destinados a investigar y otros a ser ratas de laboratorio. En ambos casos fallar significa la muerte. ¿Podrán Julián y Mateo, Gabi, Lucas y Zoe sobrevivir a esta trampa mortal donde parece que la única opción para vivir es matar? Tierra de jóvenes: Acorralados es la primera parte de una distopía que promete dejarte sin aliento.
 Siempre tengo la esperanza de encontrar mayor cantidad de distopías nacionales que logren convencerme, lo cual de por sí me resulta muy difícil. En esta ocasión, terminé decepcionada. Trataré de ser lo más objetiva posible y encontrar las palabras adecuadas para no ser irrespetuosa.
Acorralados es la primera parte de una trilogía distópica. Está ambientada en Argentina, precisamente en Buenos Aires, y el contexto es catastrófico ya que un virus mortal ha arrasado con todas las personas mayores de treinta años. Sólo los más jóvenes quedaron en la tierra, conformando una población de escasos recursos y un estancamiento total en todos los aspectos sociales.
 Los barras vendrían a tener el papel de "villanos", controlando a los más chicos, apoderándose de todas las cosas de valor (en especial de los vehículos, el combustible, etc.), poniendo toques de queda, castigos crueles y conformando una especie de organización dictatorial. Todos les temen y procuran acatar sus órdenes, y, en lo posible, no cruzarse con ellos en ningún momento.
 El virus Adulto no tiene cura. Aunque hay personas que están trabajando en ello porque quieren ayudar, también hay un sector más centralizado donde la ambición y el poder alimentan su egoísmo. Por éstos últimos es que la esperanza de los ciudadanos se ve minada, camino a la resignación.
 No sé por dónde comenzar a redactar las cosas que me molestaron o no me cerraron en este libro. Primero, los barras me parecieron una especie de bufones de secundaria, los que molestan a los más desprotegidos, pensando que se comen al mundo pero son unos adolescentes igual que ellos. Por eso no entendí por qué nadie podía revelarse ante su figura grotesca y desalmada, que, si vamos al caso, sin todos los accesorios de los que se valían (robando) no infundirían ni un ápice de miedo. De hecho, en varias escenas se ven sobrepasados por las circunstancias y terminan corriendo por sus vidas.
 Siguiendo en esta línea, Aníbal es un hombre que está en la edad límite y como comienza a tener los brotes típicos de la enfermedad que terminará con su vida, se somete a cirugías constantes y realiza experimentos con seres vivos (me abstendré de hacer comentarios al respecto). Es quien más ansía encontrar una cura para tener en sus manos la fuente de poder más grande del mundo. Todo cuadra más o menos, si no tenemos en cuenta que este señor es un fantasma hasta pasada la primera mitad del libro. Esto hizo que la opresión de los jóvenes quede en manos de los barras, forjándose la figura de los malvados, lo cual se les daba bastante mal siendo que aparecían sin ton ni son.
 Para ser una sociedad pos-destrucción, devastada, con pocas herramientas para subsistir, no la pasan nada mal. No se ve esa presión constante del miedo o la supervivencia. De hecho están casi todo el tiempo tomando riesgos y aventurándose en cada agujero que encuentran. ¿De qué viven? ¿Con qué se visten y se alimentan? ¿Por qué en sus escuelas la formación es la misma que antes? ¿Cómo consiguen lo indispensable para no morir?, y con más razón me pregunto...¿cómo pueden darse lujos de recreación y ocio si supuestamente nada está al alcance de sus manos? Todo medio extraño.
Britney Spears look
 Sumando a las cosas inconclusas, no entendí ni siquiera luego de cerrar el libro y pensarlo durante un largo rato, por qué los barras se obsesionan persiguiendo a los personajes principales. Está bien que tienen un objetivo pero, no te das cuenta hasta las últimas páginas. Y créanme que es algo tan ilógico e incoherente que seguís leyendo esperando que aparezca la razón verdadera del ensañamiento.
 También me hizo ruido que el componente del virus se base en algo ya existente (enfermedades venéreas ¿? y con escasa explicación científica). Además de que me molestó muchísimo que su nombre ya exista en el mercado farmacológico (les juro por todos mis libros esto) y peor aún, que sea casi exacto al de otro virus, ya creado, de una distopía muy famosa en el mundo entero.
 La narración me parece medio traída de los pelos. Los personajes por momentos dialogaban yéndose por las ramas, y el autor ponía a las perdidas muchas oraciones literalmente en MAYÚSCULAS. Pero no una palabra o una expresión para resaltar (si es que esa era su intención, cosa que tampoco estoy muy segura), sino que conversaciones prácticamente enteras, en donde no entendía si estaban gritando todo el tiempo o es que se le había quedado el dedo pegado en Bloq. Mayús.
Creo también que el hecho de utilizar tantos términos argentinos limita la comprensión si el libro llegase a leerse en otros lugares, o aquí por personas extranjeras. No me parece mal que se usen expresiones propias del lugar desde donde se escribe, tiene lógica, pero el libro está repleto de ellas y por momentos hasta me resultaba molesto a la vista. En especial cuando hay tantos insultos como si fuese algo normal naturalizarlos; a mí en particular me resulta estigmatizante respecto de los argentinos, como si todos hablásemos de ese modo a diario. Es la imagen nuestra que termina repercutiendo en el mundo, al fin y al cabo, en menor o mayor medida.
 No es mi intención disuadirlos para que no lean el libro -jamás-, pero mis opiniones sobre mis lecturas son siempre honestas y no quiero que las reseñas pierdan esa esencia. Aún así admito que el libro me pareció nefasto. Me parece realmente que las distopías van más allá de inventar un virus letal e imaginar un país en ruinas. No leeré la continuación de esta trilogía, y espero que si alguno se anima a empezarla, le vaya mucho mejor que a mí.

"La mayoría de los negocios tenían las vidrieras rotas o las persianas bajas. Durante el primer año de vida del virus Adulto, la joven población se había encargado de saquearlos. Divididos en grupos compuestos por hermanos, primos y amigos, la primera reacción tras superar el shock de la pandemia, fue abastecerse con alimentos y objetos de recreación" 
Calificación: 2/5
Muchas gracias a Ediciones B por enviarme el ejemplar

domingo, 30 de octubre de 2016

Reseña: Sapere Aude (#3) de Care Santos

Título: Sapere Aude
Autora: Care Santos
Trilogía: Trilogía de Eblus #3
Páginas: 222

Editorial:
Ediciones B
Sinopsis: 
Después de conseguir el poder absoluto, Eblus cree haber llegado a donde tanto soñó. Tiene cuanto desea, pero ¿qué hay detrás de los sueños cumplidos? Todo comenzará a complicarse cuando descubra que su bien más preciado ha desaparecido y hay alguien dispuesto a discutirle el poder. Alguien a quien conoce, teme...y quizás algo más. ¿Puede el diablo tener debilidades? ¿Qué se puede desear cuando se tiene todo?
 Finalmente pude terminar esta trilogía, cuya primera parte me fascinó, y la segunda me dejó con una sensación extraña que no llegó a colmar mis expectativas (pueden leer las reseñas aquí y aquí respectivamente). Esta entrada es libre de spoilers, incluyendo a los libros predecesores.
 En esta ocasión, Eblus me resultó menos antipático porque dejó un poco de lado ese parloteo constante sobre anécdotas personales superfluas y monótonas. A la par mantuvo su personalidad tan característica que nunca deja de sorprender: ambicioso, egocéntrico, narcisista y orgulloso.
 Muchos personajes son "barridos" a lo largo de la historia, en especial los que aparecieron en el primer libro. Esto no me molestó ya que podía preverse que no iban a aportar demasiado a la trama, y en algún momento terminarían siendo descartados. También muchos cobraron demasiada entidad -en serio, demasiada-, lo cual no me supo del todo bien. En especial Natalia, que si bien anteriormente teníamos algunas pistas de a dónde iría a parar su personaje, me desconcertó el rumbo que tuvo.
 Puede apreciarse claramente cómo la autora hizo una ardua tarea de investigación a la hora de armar este final. Casi todas las leyendas, mitos y hasta los lugares que aquí se mencionan y describen son, muchos de ellos reales y otros fundados o inspirados en historias que la mayoría de las personas de habla hispana ya conocemos.
 Lo que más amé es que el personaje principal pudiera seguir siéndolo. Que aunque otros secundarios crecieran, él no se pudiera ver opacado por ello/s. Siempre perdurando en su esencia, digno de los enfrentamientos ganados y los que triunfalmente rebatió luego de perder. Su tenacidad y perseverancia se ven ahora más que nunca marcadas, y hasta un poco se acomoda después de hallar lo que antes se nos mostraba como "amor". En este punto me sentí satisfecha, cómo ese amor no correspondido que tocó su puerta afectó sus planes, y cómo pudo resolverlo al final.
 Creo que el libro tiene como uno de sus fines dejar un doble mensaje, si se quiere, respecto de que no siempre el camino de llegada es el mejor premio. Que hay que disfrutar el trayecto (aunque si vamos al caso estoy siendo un poco filosófica, teniendo en cuenta que con más de mil años este diablo ya disfrutó bastante el camino), o quizás solo es una apreciación más. Creo que esto aporta mucho al final, sin dejar mal parado a un ente del mal, dándole a él mismo una lección...como si fuera una fábula. Aunque lejos está de la redención, logra tener su merecido desenlace.
 Quiero reconocer que adoré la nota final de la autora. En ella habla sobre el proceso que le significó la escritura de esta trilogía, en qué se basó para hacerla y cómo repercutió en ella (y en sus adorados fans) la publicación de los tres volúmenes. Algo totalmente notable y que deja una linda sensación.
"Pero no avancemos acontecimientos. Hay que aprender a narrar en orden, Eblus, tienes que concentrarte. No despistes al lector con saltos en el tiempo, él no tiene la culpa de enfrentarse a un narrador inquieto y de mente privilegiada. Debes contar lo que todos desean saber, sin circunloquios. No te despistes en el momento más trascendental. Recuerda: hay que saber terminar lo que se ha comenzado". 
Calificación: 4/5
¡Muchas gracias a Ediciones B por cederme el ejemplar!



martes, 4 de octubre de 2016

Reseña: Invierno asesino, de Kate A. Boorman

Título: Invierno Asesino
Autora: Kate. A. Boorman
Trilogía: Invierno Asesino #1
Páginas: 342

Editorial: Océano Argentina (Gran Travesía)
Sinopsis: El primer libro de una inquietante y sobrecogedora trilogía.
La autora recrea la idea de la seguridad y la supervivencia que se ven amenazadas por fuerzas oscuras e indefinibles. También nos habla del valor que se requiere para ir más allá de lo conocido y enfrentar los retos.
Esta obra constituye el inicio de una emocionante trilogía dirigida en primer lugar a los jóvenes, pero cuyas características despertarán, sin duda, el interés de los lectores de mayor edad gracias a la notable combinación de terror, misterio, acción y amor. La trama está ambientada en una conservadora comunidad de aire medieval. Allí, Emmeline, una chica poco común se ve obligada a romper con el aislamiento de la comunidad en la que vive. Ella sabe que el bosque que se encuentra más allá de su pueblo es peligroso y que pretender explorarlo es considerado un acto de rebeldía. El enemigo que exterminó a la mitad de su pueblo se esconde allí, atacándolos en la oscuridad y manteniéndolos aislados en una tierra desconocida de inviernos implacables. Pero, ¿qué hay realmente más allá? ¿Es algo tan aterrador y oscuro como le han dicho los demás?
  Invierno asesino es el primer volumen de una trilogía con la cual Kate Boorman se inserta en el género juvenil. La historia tiene como protagonista a Emmeline, una chica de quince años que vive en una antigua aldea. Ésta está dirigida por El Concejo, cuyos miembros controlan todo lo que sucede en el lugar: que cada uno se mantenga en su sitio asignado dentro del asentamiento (y que al llegar el anochecer ninguno se halle fuera de la fortificación). Profesan en reuniones obligatorias las famosas Tres Virtudes -Honestidad, Valentía y Descubrimiento- de las que deben valerse todos para ser miembros dignos de la comunidad, y también dignos ante los ojos del Altísimo, a quien rinden culto.
 La razón por la que todos acatan las órdenes del Concejo, es que se sienten protegidos, realmente a salvo cuando llega "La Prise" (El Crudo Invierno o La Gran Helada), época del año durante la cual todos permanecen encerrados en la fortificación, y las compuertas no se abren hasta que llegue el próximo Deshielo. Las bajas temperaturas que golpean la aldea no es lo único a lo que deben enfrentarse, sino que fuera, en los bosques, descansa una bestia de fuerzas indescriptibles dispuesta a atacar a cualquier ser humano. Cuenta la leyenda que hace varias generaciones atrás, la gran bestia se llevó a más de la mitad de los habitantes, por lo que ellos son los únicos sobrevivientes.
 Emmeline es la primera en sembrar esa chispa de inquietud, de duda sobre qué es exactamente lo que hay más allá de los bosques, si en verdad no hay nadie más vivo afuera necesitando ayuda o queriéndolos ayudar, y, aunque se muere de miedo, logra reunir el valor para descubrirlo. Aun sabiendo que los que tienen la osadía de ir demasiado lejos, corren el riesgo de jamás regresar.
 Bien, estamos frente a una especie de fusión de distintos géneros: por un lado el distópico, que es el que para mí más predomina, debido a que se presume que es en un futuro por la manera en que los personajes hablan de sus antepasados y porque se hallan en torno a una secuencia pos-destrucción del lugar donde viven; no conocen más de lo que sus líderes les muestran, hay una opresión y un abuso de poder y hay un personaje clave que se revela contra las injusticias del sistema. También hay fantasía y realismo mágico, éste último se refleja un poco en esa naturalidad con la que se toman la existencia de un ser sobrenatural y la fuerte presencia de las leyendas y la mitología. Por otro lado, la sociedad es de escasos recursos y en la narración hay un gran uso de la ruptura de planos temporales.
 Apegarse a las virtudes es la única esperanza de esta pequeña población, para no fomentar el caos ni la destrucción, como El Concejo les ha enseñado. Detrás de esto hay una historia más compleja de pueblos originarios desgarrados, extinguidos. Y una oralidad que denota una esencia añeja o retrógrada -si se quiere-, que mantiene vivo un mito cargado de horror, el cual se alimenta del miedo de las personas y a su vez, traza una línea entre los más sumisos y los más rebeldes.
 Al principio, Em me pareció una irresponsable. Demasiado impulsiva, imprudente. No le alcanzaba con una sola transgresión, que siempre iba por más. A medida que iba adentrándonos en su pasado pude empatizar un poco, pero siempre tuve un dejo de repulsión por sus acciones, las cuales me parecían de un egoísmo puro disfrazado de una martirización excesiva y completamente innecesaria.
 El libro tiene muchísimas expresiones en francés, incluso algunos diálogos se presentan en ese idioma. Esta mezcla de cultura que la autora añadió me gustó, más todavía teniendo un motivo de existir y un propósito por el que perduró a través del tiempo. Dicho esto, también me parece correcto decir que por momentos esos fragmentos dificultaban la lectura, o por lo menos la pausaban un poco. Sin contar que en ocasiones había que valerse de conocimientos previos o de libre interpretación.
 No sé si ya lo he mencionado antes, pero soy bastante cinéfila, aunque últimamente no esté teniendo demasiado tiempo para disfrutar de ello. Viene al caso porque quería mencionar que esta obra me trajo inmediatamente recuerdos de la película: "The Village" (o La Aldea, en Latinoamérica) dirigida por M. Night Shyamalan, la cual tiene como base una trama que es casi una réplica de éste libro. Comentario aparte, sino la vieron, se las recomiendo mucho porque es muy buena.
 El romance tiene un papel absolutamente secundario, como es de esperarse, y se desarrolla de forma muy pausada. Aunque el personaje masculino no me pareció de lo más adecuado para Em.
 En síntesis, un comienzo de trilogía que promete dar mucho, con personajes que pueden construirse mejor pero con una escenificación y un trasfondo que valen la pena y las horas de desvelo.
"Afuera, puedo sentir a los muertos en los árboles. La Gente Perdida hace crujir las hojas, enturbia los haces de luz a través de las ramas, susurra en mi oído. Ellos arrastran polvosos dedos por mi cuello, me jalan el cabello, tiran hebras de mi trenza para hacerme cosquillas en el rostro". 
Calificación: 4/5
¡Muchas gracias a Océano Argentina por cederme un ejemplar!