viernes, 23 de septiembre de 2016

Reseña: Crypta (#2) de Care Santos

Título: Crypta
Autora: Care Santos
Trilogía: Trilogía de Eblus #2
Páginas: 394

Editorial: Ediciones B (B de Blok)
Sinopsis: *Spoilers del libro anterior* El diablo Eblus no está en su mejor momento. Debe enfrentarse a lo más absurdo, extraño y molesto que le ha ocurrido jamás: se ha enamorado. Y no de cualquiera, sino de una mortal de dieciséis años cuyos sueños de grandeza desafían a los del mismo diablo. Tras un viaje a través del infierno, Eblus tendrá que aceptar que hay cosas que ni siquiera él puede cambiar.
 Literalmente me moría de ganas de continuar esta trilogía. El primer libro ("El dueño de las sombras", su reseña está en el blog→ aquí) me fascinó tanto que le di una puntuación perfecta, por lo que necesitaba saber qué tanto apostaba la autora a la hora de embobar lectores.
 Si bien reconozco que encontré en la escritura de Care Santos un tinte especial, en esta ocasión me decepcionó un poco en ciertas partes, así que tuve un encuentro de emociones bastante amplio. Voy a intentar no contar ningún spoiler importante para que puedan, sino lo hicieron, leer el primer libro.
 Eblus ahora se nos presenta de una manera un poco distinta, más doblegado, impulsivo y se podría decir que hasta un poco piadoso. Y todo esto se debe, como se menciona en la sinopsis (y como se preveía en el primer libro) a que se ha enamorado. Como si no fuera poco que un Ser Superior del Infierno sienta amor por alguien, peor es el hecho de que se trate de una simple mortal. Esto revolucionó todas sus estrategias, e hizo que cambiara el rumbo de sus decisiones.
 Leí en algunas reseñas la advertencia de que este no era un libro romántico más, y a raíz de eso sólo puedo pensar: ¿acaso alguno esperaba realmente que se tratase de un libro de romance? De mi parte, aunque sabía que algo de eso tendría participación en la fusión de lo sobrenatural con lo humano, no iría más allá de ser un simple ingrediente de la historia. Pensar que se trata de un libro de amor sería subestimarlo. Para mí lo que se destaca por encima de todo en esta trilogía, es la gran originalidad con que la autora toma las riendas en la narración, y la cantidad de elementos relacionados con la demonología que nos sirve en bandeja. Un poco para sorprendernos, otro poco para asustarnos.
 Eblus es un diablo. Como tal tiene la capacidad de generarte, incitarte, persuadirte o llevarte para donde se le antoje: en el primer volumen aparecía como un ser supremo, vanidoso y embustero, que no tenía clemencia ante nada ni nadie. Jugaba, hacía y deshacía en función de sus propios intereses. Y así estábamos, lejos de sentir cualquier tipo de compasión por alguien hecho en tu totalidad de la más pura y magnánima maldad absoluta. Ahora, como si fuéramos sus títeres, nos saca una pizca de lástima, si se quiere, porque está un poco más debilitado. Fue reducido de rango a demonio medio y además de no tener el mismo poder que antes, está enamorado de una joven y su amor no es correspondido. Por ello lo admiré en este aspecto, el de esa mutabilidad que no fue extrema ya que permitió que su esencia de ser del mal no desapareciera. Aún así, fuera de su función de personaje y entrando en la función de narrador, me molestó muchísimo. Las anécdotas de su vida en esta segunda parte se multiplicaron por mil, y sus viajes al pasado estaban plagados de historias aburridas y poco interesantes. Era como un ermitaño que hablaba consigo mismo de los sucesos que vivió, reflexionando sobre ellos e incluso, apartando al lector hasta un margen que denotaba incomodidad. Estos capítulos se me hacían eternos y no lograba pasarlos con fluidez.
 A Natalia la odié incluso más que antes. Se volvió más repulsiva y envidiosa. Cada vez que aparecía se mostraba con suma desfachatez y cada cosa mala que le sucedía yo saltaba de emoción. Aún así admito que dentro de lo más interesante del libro estaban los capítulos donde se mostraba el contenido de su blog, ya que era muchísimo más interesante leer sus pensamientos que leer sobre las paupérrimas anécdotas del protagonista principal. Lo otro que me daba curiosidad era toda la parte donde la autora nos llevaba al Infierno y conocíamos toda su estructura rebuscada.
 Para mí la obra se dividió en tres partes. Primero estuve de lo más enganchada, teniendo noticias de Natalia, Rebeca y de la degradación de Eblus. Seguido de esto, todo se hizo literalmente un bodrio. Y aquí vienen a colación las historias infinitas y aburridas que les dije. Ya hacia el final, estaba más enganchada pero realmente esto no fue hasta las últimas veinte páginas. Así que estuve sufriendo un poco para terminarlo, hasta me dieron ganas de empezar una lectura nueva para despabilarme.
 Con respecto al epílogo, sí me sorprendió y no me lo esperaba para nada. Me quedé conforme con el giro que la autora le dio a la historia, ya que no hizo más que aportar más intriga a todo lo que venía sucediendo. Si bien se dieron muchos indicios, quizás no estuve atenta.
 El puntaje se debe a que esperaba mucho más dado las expectativas que me dejó El dueño de las sombras, y me decepcioné un poco, especialmente en más de la mitad del libro que se me hizo pesada. Así que espero que el final de esta trilogía que tanto promete me deje más contenta. Y más que nada, que Eblus no se torne tan denso, que ya entendimos que es un ser superior y todos los tejes y manejes que tuvo que hacer y atravesar para llegar donde está.
"Sólo un colofón, para preparar lo que ha de venir: ¿Has conocido alguna vez el amor? Te lo pregunto a ti, receptor mudo de estas líneas. ¿Sabes de qué estamos hablando cuando encadenamos estas cuatro letras: a-m-o-r?
 Yo te lo diré: el amor es el número circense en el cual tu vida pende de un hilo sobre un barranco infinito y una criatura sin escrúpulos se acerca a ti mostrando los filos hambrientos de unas tijeras. 
 Siento haberte estropeado la sorpresa". 
Calificación: 3.5/5
¡Muchas gracias a Ediciones B por enviarme el ejemplar!

lunes, 19 de septiembre de 2016

Reseña: El secreto de Callie y Kayden (#2) de Jessica Sorensen

Título: El Secreto de Callie y Kayden
Autora: Jessica Sorensen
Trilogía: La coincidencia de Callie y Kayden #2
Páginas: 285

Editorial: Océano Argentina (Oz Editorial)
Sinopsis: *Sin spoilers* A veces los secretos son una carga que con el paso del tiempo se convierte en tu peor enemigo. Kayden lleva años escondiendo algo que le atormenta, Callie se queda sin respiración cada vez que recuerda lo que pasó cuando tenía doce años.Creían que su amor superaría todos los obstáculos, pero Kayden no puede dejar atrás su oscuro pasado y está convencido de que Callie merece a alguien mejor. Por mucho que Callie quiera acercarse a él, sólo consigue alejarlo más. Al contrario de lo que Kayden cree, no está solo, pero tiene que dejarse ayudar porque ahora es él quien necesita que lo salven. Ya no hay lugar para los secretos, enfrentarse a sus propios miedos parece ser la única solución. Callie y Kayden tendrán que encontrar el valor para poder vencer sus temores, pero ¿serán capaces de seguir adelante juntos?
  Esta entrada trata sobre la segunda parte de la trilogía de Callie y Kayden (pueden leer la reseña del primer libro que subí acá: La coincidencia de Callie y Kayden) y no contiene spoilers de la primera parte, ya que encontré un modo de hacerla evitando detalles que no interferían con la explicación general, así que pueden continuar leyendo sin enterarse de nada inapropiado.
 En el primer volumen de la trilogía no me había quedado del todo conforme con lo que había obtenido, más bien sentí que la historia daba muchas vueltas sobre lo mismo y que los personajes estaban estancados, tanto que hacían que yo también me sintiera estancada leyendo. Aunque pudiera pasar rápido las páginas, se me tornaba molesto el conjunto de actitudes de los protagonistas y deseaba un cambio, para bien o para mal, en alguno de los dos o en ambos. Finalmente lo tuve.
 La historia continúa justo después del desenlace de su predecesor, un poco trágico e impactante; y a estas alturas ya conocemos los secretos de la pareja. Sabemos por qué ocultan gran parte de su historia, qué aspectos de su vida los forjaron a tener esas personalidades tan "distintas". Lo pongo entre comillas porque recordemos que Kayden aparenta ser un chico popular, feliz y despreocupado. Y Callie es una muchacha abstraída de todo lo que ocurre a su alrededor, silenciosa y nostálgica. En el fondo acaban teniendo más de una cosa en común, lo que termina uniéndolos de alguna forma.
 En esta instancia sí pude darle un significado real a los títulos de ambos libros, ya que hasta el primero no entendía de qué coincidencia se hablaba aunque sí de qué secreto. Creo que ha sido un acierto por parte de la autora titularlos de ese modo, por lo que anoto un punto a favor.
 La historia se mantiene más o menos lineal en función de la vida de los protagonistas, les cuesta mucho deshacerse de las cadenas que los atan a sus respectivos pasados, y, de esa forma, no pueden tomar decisiones ni tampoco dejar de torturarse a sí mismos. Sigo sosteniendo respecto a esa martirización que me sigue resultando pesada cual yunque en el fondo del océano pero, ¡alto ahí!, porque hay una serie de cosas que hicieron que pudiera disfrutar más esta vez.
 En primer lugar los personajes crecieron, mucho. Particularmente -y para mi sorpresa- me estoy refiriendo a Callie. En un principio era la que peor me caía de los dos, creía que iba a ser la típica que por ser medio emo-dark-suicida se iba a creer diferente al resto (usando sólo más delineador de lo visualmente aceptable, ropa enorme y cabello corto) pero no. Pude ver cómo sufría y ya en esta etapa la vi mucho más madura. No se quedaba a esperar que Kayden fuera a buscarla, no se compadecía de sí misma, no se conformaba, no hacía lo que a todo el mundo le resultaba obvio. Ese paso por encima de lo trivial hizo que sintiera cierto agrado hacia ella, que le dejara de importar el mundo y que dejara de hacer lo que su entorno esperaba que hiciera. Básicamente empezó a vivir.
 Así como me gustaron algunos, empecé a odiar a otros: la maldita madre de Kayden. No fue hasta esta segunda parte que entendí lo miserable, negligente, superficial, egoísta y desfachatada que es. Llegué a odiarla incluso más que a su esposo, quien en el primer libro se ganó el primer premio al desgraciado del siglo. Realmente no entiendo cómo en este tipo de problemáticas se presentan padres tan ausentes, desinteresados e idiotizados. La ceguera descomunal de esta mujer me hacía enloquecer.
 Además de esa mejoría, hubo mucha más acción. Las escenas pasaban de esa tensión sexual a un nivel un poco más "liberador" (sé que suena turbio pero créanme que no encontré otra palabra). Los sentimientos se tornan más intensos, no solamente el amor entre ellos dos, sino que las relaciones con las personas que los rodean toman otro color y otro significado.
 Me gustó también poder conocer los pensamientos más profundos de los personajes, más a fondo y pasando esa estigmatización que traían de fábrica de ser humillados y flagelados. Un ejemplo de esto es que la autora cita algunos escritos de Callie, por lo que hace más real su evolución, ya que se la muestra expresándose de alguna manera y saliendo de ese pozo ciego en el que caía constantemente. También a Kayden se lo ve más interesado en su entorno y no tan encerrado en sí mismo. Esa actitud de ensimismado que aunque quiera ayudar alejándose sólo lo hace un negador nato.
 Respecto al final, puedo decir que termina mucho mejor de lo que me esperaba. De hecho creo que quedé tan conforme con él que ni siquiera leería la última parte, por miedo a que haya algo que pudiera cambiar el trajín de las cosas. Seguramente el disparador del epílogo sea un pie para que ello suceda pero, siguiendo con lo que me compete, cumplió mis expectativas.  
"Cuando cierro los ojos sólo veo a Callie. Callie. Callie. Callie. Casi puedo sentir la suavidad de su pelo y de su piel, su sabor, el olor de su champú. La echo tanto de menos que a veces no puedo respirar. Si pudiera dormir para siempre lo haría, así me aferraría a lo único que me hace feliz. Pero de vez en cuando tengo que abrir los ojos y enfrentarme a la realidad. 
 La tortura. 
 Estar destrozado. 
 Lo que queda de mi vida". 
Calificación: 4/5
Muchas gracias a Océano Argentina por cederme un ejemplar.

viernes, 16 de septiembre de 2016

Reseña: La coincidencia de Callie y Kayden de Jessica Sorensen

Título: La coincidencia de Callie y Kayden
Autora: Jessica Sorensen
Páginas: 290
Trilogía: La coincidencia de Callie y Kayden #1

Editorial: Océano Argentina (Oz Editorial)
Sinopsis: Callie nunca ha creído en la suerte. No desde que cumplió 12 años, cuando todo le fue arrebatado. Después de que pasara lo peor, prometió que nunca se lo contaría a nadie. Ahora, seis años después, todavía lucha contra ese doloroso recuerdo que amenaza con consumirla.
Para Kayden, la única manera de sobrevivir a los maltratos de su padre es obedecer. Pero una noche, un terrible error está a punto de destrozar su vida y Callie aparece a tiempo para evitar que caiga en el abismo.
Cuando el destino les hace coincidir de nuevo en la universidad, Kayden está decidido a conocer a la preciosa chica que le salvó. Tranquila y reservada, Callie tiene miedo de dejar que otra persona entre en su mundo, pero Kayden está convencido de que Callie ha vuelto a su vida por un motivo. Sin embargo, esta vez es ella quien necesita ser salvada.
 Hace mucho tiempo que quería empezar esta trilogía; en la blogósfera era pintada como una de las más románticas y con dos protagonistas muy fuertes. Debo decir que tenía una idea preestablecida que no ayudó mucho a sobrellevar lo que me encontré al empezar a leer.
 Callie es una chica muy retraída, no le gusta estar entre la gente, no habla mucho y siempre parece triste ante los ojos de los demás. A sus dieciocho años acaba de terminar la secundaria y va a comenzar la facultad, no tiene más amigos que Seth y se la pasa escribiendo historias, divagando en su diario íntimo. Le cuesta mucho relacionarse con las personas ya que vive en su mundo y parece querer pasar desapercibida en todo momento y lugar.
 Kayden tiene diecinueve años y también está comenzando la universidad. Juega en el equipo de fútbol de la institución y su entrenador es el padre de Callie. Es absolutamente opuesto a ella ya que es muy popular, todas las chicas están muertas por él y es llamativamente lindo (¿les suena de algún lado?). A pesar de ello tiene una vida muy complicada puertas adentro, cosa que nadie sabe.
 Ambos protagonistas tienen algo en común: un pasado terrible. Nada de lo aquí dicho es spoiler ya que la contratapa nos regala una sinopsis bastante generosa -cosa que me parece desafortunada- y puede leerse lisa y llanamente que los dos necesitan ser "salvados".
 Leí por ahí que los libros se pueden leer de manera independiente entre sí. Sinceramente les recomiendo que no lo hagan porque la segunda parte está intrínsecamente unida a esta y dudo que se entienda mucho si arrancan por ahí. Dicho esto, quiero seguir con lo que más me hizo ruido: la problemática adolescente. La verdad es que soy muy asidua a leer historias dramáticas, y no me molestan. Pero vamos, tampoco quiero cortarme las venas con una cuchara por leer constantemente pensamientos suicidas. Comenzó todo como una parte de la descripción de los personajes, pero luego ya se me empezó a hacer molesto el hecho de que en todo momento dijeran frases como: "no merezco ser feliz", "nadie entiende lo que es estar roto por dentro", "sonrío, pero claro, falsamente porque nadie sabe el infierno que viví", y la peor: "déjame, mereces algo mejor". Yo no sé hasta qué niveles de paciencia alcanza su escala pero yo no tengo mucha mecha para esto. Me parecieron redundantes y excesivas las expresiones que la autora adoptó para plasmar el sufrimiento de los personajes. Creo que hubo un abuso de victimización y autocompadecimiento por arrastrar un pasado trágico, cosa que es trillada y si encima hay necedad extrema en no uno, sino los dos personajes principales, es tedioso.
El romance fue muy rescatable, más allá de las partes teatrales que mencioné recién. Fue pausado al comienzo, cosa que siempre agradezco porque los instaloves suelen ser un dolor de cabeza para mí. De a poco se iban adentrando en terrenos más sexuales si se quiere, pero sin llegar a un erotismo explícito. Las escenas eran cuidadas y el vocabulario no fue vulgar en ninguna parte de la narración. Admito que por momentos las cosas eran demasiado idílicas y representaban para mí momentos "descartables" dentro de la trama. Del tipo que si se omitieran, no afectaría en nada a la obra.
 Los demás personajes tuvieron papeles muy fuertes. Los dos mejores amigos de Callie y Kayden -Seth y Luke respectivamente- me fascinaron, incluso superaron por lejos a estos. Seth más que nada, porque tiene una fuerza admirable y siempre está ahí para Callie. Es un chico totalmente libre de prejuicios a pesar de haber sido golpeado por la vida y señalado por la sociedad por cuestiones que no vienen al caso. Todos los capítulos tenían algo lindo porque él aparecía, soltando alguna ocurrencia con la que yo me mataba de la risa. Y Luke, tan incondicional como lastimado. Tiene mucho, mucho que ver con su mejor amigo, con la diferencia de que me cayó bien porque con su corazón en mil pedacitos no gritaba a los cuatro vientos lo trágica que era su existencia. Y era como una linda brisa abrazadora que necesitaba, después de sentirme la psicóloga saturada de la pareja o peor, la neurona a punto de morir del chico que parecía más querer bañarse en magma que otra cosa.
 Salvando esa repetitividad característica y punzante en la redacción, creo que Sorensen logra su cometido: una trama adictiva en cada párrafo. Porque, te moleste lo que te moleste, no vas a parar de leer. Eso fue lo que me llevó a agarrar el segundo tomo apenas cerré el primero. Y les adelanto que mejora con creces. Muchísimo. Con respecto a éste creo que esperaba una evolución de quienes son el centro de la historia. En esta primera parte no la vi y por eso me decepcioné un poco. Lo bueno fue el final que, aunque pude predecirlo, me dejó con ganas de saber qué pasaba y un millón de esperanzas de que mejore la continuación.
"A veces la vida es cuestión de suerte, como cuando repartes una buena mano de cartas o, simplemente, cuando estás en el lugar adecuado en el momento adecuado. Hay gente que nace con suerte, que tiene una segunda oportunidad, que se salva. Puede ocurrir de un modo heroico, o puede ser una simple coincidencia. Pero también los hay que no, los que acaban en el lugar equivocado en el momento equivocado: los que no se salvan".  
Calificación: 3/5
Muchas gracias a Océano Argentina por enviarme el ejemplar.