lunes, 26 de junio de 2017

Reseña: El titiritero (#2) de Daniela Suarez

Título: El titiritero
Autora: Daniela Suarez
Trilogía: Alma de héroe y corazón de Rey #2
Páginas: 440

Sinopsis: ¡Los reinos de Nílindor están ardiendo!
Gláhad, el Amo del Hielo, ha puesto en marcha las profecías de destrucción logrando así la victoria sobre nueve territorios.
Esclavizados y torturados, los pueblos fueron sometidos al yugo de su hijo, el dios de la guerra, con el propósito de sumarlos a sus filas de sombras y divinidades transfiguradas.
No quedan aliados: los elfos de luz están pereciendo y la esperanza se desvanece.
Orlíms deberá encontrar al ser con las virtudes necesarias para derrotar el mal, pero grandes peligros se cernirán sobre él en su viaje y pondrán a prueba su fortaleza.
Nada es lo que parece ser, ninguna criatura está a salvo…
Mientras Elián enfrenta el horror e intenta cumplir la misión encomendada por las hadas del jardín encantado, los elfos de la casa LeafHeart se preparan para la batalla final contra las legiones de los ejércitos malditos.
La leyenda vuelve a cobrar vida. Un amor inesperado e imposible despierta, el latir de otro se extingue: Alma de Héroe y Corazón de Rey II, El Titiritero. 
       En la entrada de hoy voy a hablarles de la segunda parte de la trilogía Alma de héroe y corazón de Rey. La primera parte la leí hace bastante tiempo y si quieren pueden pasar a ver la reseña en el blog (es de hace unos tres años, así que perdonen si la encuentran medio desastrosa).
 La autora se comunicó conmigo hace poco para decirme que quería enviarme la continuación de Hilos del destino, así que quiero empezar agradeciendo tan hermoso gesto.
 La obra continúa luego del final de su antecesora -por lo que pueden encontrar algún spoiler suelto, aunque nada para alarmarse-, con un prólogo que hace de disparador para ambientar por un lado y enganchar al lector por el otro.
 Eliseo, hijo del hechicero oscuro más temido, Gláhad, es ahora el Dios de la guerra, y parece tener todas las de ganar para acabar con los elfos de luz. Por otro lado, los buenos oponen resistencia para que eso no suceda, aunque no se les hace nada fácil porque cada vez parecen desunirse más; y mientras tanto los oscuros van devastando ciudades y corrompiendo almas. 
 Quiero empezar hablando un poco de los personajes, porque hay un par en particular con quienes esperaba mucho el reencuentro. Orlíms sigue tan soñador como siempre. Poniendo su corazón por delante ante todo. Fiel a sus sentimientos por Rósmely, y a sus convicciones, las que lo hacen un elfo puro y honorable. Tiene un halo especial que siempre lo hizo resaltar sobre el resto de los personajes, más allá de tener protagonismo, porta una luz propia.
 Me había quedado con muchas ganas de saber más de Rósmely en su momento, porque a pesar de que su rol en la historia había sido fundamental, muy poco sabíamos de ella. Ahora más que nunca agradecí su aparición, ya que lleva a cuestas una misión muy importante que la hará pasar a estar en los primeros planos de la trama.
 La reaparición de dos seres tan divertidos como Idilín y Dorél también sumaron mucho. Al igual que la inclusión de los nuevos seres que le dieron un toque sumamente distintivo a este libro respecto del anterior. Como por ejemplo las sirenas, y el Reino submarino de Killendor, el más pacífico de Nílindor, tan bien desarrollado tanto en historia como en ambientación y descripciones. 
 Los capítulos son más cortos de lo que uno se espera para un libro de este género, lo que resultó en una lectura muy ligera y que en ningún momento era necesario interrumpir porque sí. Además, la autora no se detiene demasiado en una misma cuestión, por lo que es imposible aburrirse, ya que siempre está pasando algo distinto en los pequeños rincones del gran mapa inicial. 
 Lo que sí sentía por momentos es que los villanos perdían un poco de fuerza, o esa impresión me daba, como si se disiparan. O quizás es que los buenos cobraron muchísima más relevancia y acaparaban toda mi atención, lo cual habla muy bien de la escritura, porque venían sobrecargados de osadía y determinación. Ya no todos mantienen sus cabezas gachas.
 “Cada golpe de ella le había dado una razón para ser más fuerte y, con el correr maratónico de los días, sus heridas comenzaban a doler menos. En tantas oportunidades se sintió despedazarse y renacer de su despojo que había perdido la cuenta de las veces que decidió mirar el lado amable de las cosas en lugar de permitirse que el fatalismo invadiera su mente. Ser feliz o desdichado era una elección diaria y en las peores circunstancias siempre había decidido sonreír”.
 La mitología pisa fuerte esta vez. Aún más que antes. Hay seres mitológicos y también un gran despliegue de caracterizaciones físicas, así como de sus respectivos mundos, que acompañan de manera ideal a la temática y el desarrollo de la historia. 
 La pluma de la autora se caracteriza por ser muy poética. Recuerdo que eso fue justamente lo que me enamoró del primer libro. Este, viene cargado de mucha más acción y muchos enfrentamientos, la fusión de las batallas con la aparición de nuevos personajes hizo mucho más interesante la lectura. Por eso es que hay un pequeño punto que no terminó de cerrarme, y fueron precisamente esos mini-monólogos oníricos que en determinadas circunstancias se tornaban, en mi opinión, inoportunos. Reconozco que los personajes son muy pasionales todos, y eso es algo muy atractivo, pero me hubiese gustado que se salieran un poco de esa línea de “prolijidad” constante en la que caminaban. Pienso que aún así los lectores los seguiríamos queriendo igual.
 La venganza y la lucha por conservar el honor (y en otros casos más extremos, el poder) serán los motores que incentiven a los personajes a cumplir sus objetivos. 
 La fantasía está indiscutiblemente en cada página. Daniela sabe ambientar muy bien las historias paralelas entre sí, cada linaje, cada raza y cada casa como si existieran tal cual.
 De vez en cuando me encontraba con algunas faltas de ortografía que lograban distraerme un poco. Al igual que ciertos juegos de palabras que, si bien eran propicios en función de lo que aludían, se tornaban muy predecibles y redundantes, más que nada los que hacían referencia al nombre de este libro o al primero de la trilogía. Creo que en múltiples casos se sobreentendía todo sin aclaraciones.
 En lo que respecta a la edición física del libro, es preciosa. Tiene ilustraciones muy bellas que acompañan el texto, y los detalles se notan realmente muy cuidados por parte de la autora.
 El final abre muchos interrogantes, lo cual me parece muy acertado para dejar una semilla de intriga en el lector. Las respuestas se hallarán en la tercera parte de esta trilogía: “Marionetas”
“—Los mestizos no tienen la fuerza necesaria para sobrevivir a la gran batalla, son tan débiles como los mortales. ¿Prefieres la extinción de tu raza antes que renunciar a un amor que te llevará a la muerte? No existe elfo en la historia que haya sobrevivido a aquella pena. El corazón en pedazos es la peor maldición en nuestro pueblo”.
4/5 
¡Muchas gracias a Daniela Suarez por el envío del ejemplar!

viernes, 23 de junio de 2017

Reseña: Hazme amarte- Johanna Lindsey

Título: Hazme amarte
Autora: Johanna Lindsey
Páginas: 384

Editorial: Ediciones B (Vergara)
Sinopsis: La alta sociedad londinense está tan escandalizada ante la rivalidad extrema entre Robert Whitworth, heredero del conde de Tamdon, y lord Dominic Wolfe, que el príncipe regente les ordena que pongan fin a su disputa uniendo sus respectivas familias a través del matrimonio. Cualquiera de las dos partes que se niegue a obedecer perderá sus tierras y su título.
A Whitworth, la idea de enviar a Brooke, su hermana menor, a la remota finca de su enemigo le sabe a gloria. Sabe que Wolfe difícilmente acepte a la rebelde jovencita como novia, y que de ese modo lo más probable es que pierda su riqueza y su estatus.
Por su parte, Brooke Whitworth ha estado soñando con su primera temporada social en Londres porque tiene la intención de hacerse con un marido que la aleje de una familia nada afectuosa. En cambio, la envían a Yorkshire para casarse con un misterioso noble sobre cuyo linaje pesa una maldición y que trató de matar a su hermano en tres ocasiones. Pese a todo, ese hombre supone para Brooke la manera de llevar a cabo sus planes, y está decidida a hacer que la ame…
     ¡Volví al romance histórico! En este caso con otro título de esta gran autora, que una vez hace bastante leí, y me había gustado muchísimo. 
 La protagonista se llama Brooke, y se define a sí misma como rebelde. Odia todos los aspectos de su vida; y cuando se entera que van a obligarla a contraer un matrimonio por conveniencia, cae en desesperación. Aunque ciertamente lo único que echaría de menos al irse de su casa serían los criados, con quienes le gusta compartir muchos momentos. 
 Su relación con su hermano Thomas no es ni de lejos la mejor. De hecho, no se lleva bien con nadie de su familia. A pesar de que nadie la incluye en los eventos sociales, Brooke ha sido instruida en la equitación, música, danzas, lenguas y arte, además de la lectura, escritura y aritmética.
 Su padre es un hombre frío y sin corazón, y tanto él como el resto la trata con desprecio. Es justamente esa la razón por la que acepta casarse, porque es la única manera que tiene de escapar de su familia. El día de su despedida es la única vez que demuestran interesarse en ella, y obviamente, lo hacen por conveniencia y por razones de dinero. 
 Además de encontrarse con un hombre totalmente diferente al que esperaba, Brooke descubre allí cosas de su familia que ni ella sabía. 
 El primer encuentro con lord Wolfe no es precisamente grato. Él es bastante brusco e intimidante, y hay muchos rumores sobre su personalidad que dan que hablar. Pero poco a poco lo que al principio parecía imposible entre ambos, comienza a aflorar. 
 Como sabrán soy bastante asidua a leer romance (sea histórico, épico, paranormal o de cualquier tipo) por lo que empecé de entrada con el pie derecho esta lectura. 
 Brooke es una protagonista con quien se puede conectar fácilmente. Es simpática, no es rencorosa y tiene un enorme corazón (incluso con las personas que no lo merecen). No se parece en nada a ningún miembro de su familia, pero sabe que fue una hija no deseada, porque todos se encargaron de hacérselo saber.
 Dominic Wolfe es impetuoso. En apariencia física demuestra algo de hostilidad, y hasta llega a ser un poco huraño. Aunque en el fondo es todo lo contrario, y se nota a leguas que es un ser pasional. Pero lo cierto es que tiene sus razones para ser tan aislado.
 La pluma de esta autora es muy ligera; está narrada en tercera persona, por lo que conocemos desde un punto de vista bien amplio, y, por sobre todas las cosas, objetivo a cada uno de los personajes.
 El romance es muy cliché, aviso de peligro. A mí me encantan, en estos casos. Pero si odian las historias más bien trilladas, no sería esta su mejor opción. Lo destacable es que no hay un insta-love (gracias a Dios), y, además, no son una pareja para nada empalagosa. Las escenas sexuales son más bien cuidadas en relación a otros libros del género, y poco abrumadoras. Más bien el centro de atención es el choque entre ambas personalidades, y cómo sobrellevan ese matrimonio concertado en medio de un enfrentamiento familiar inminente. 
 El final fue lo que no me convenció de la obra, especialmente por la forma precipitada en que se resuelven algunos problemas. Pero el resto lo disfruté mucho.
“Bien, la situación no tenía remedio, y, además, acababan de mantener una conversación bastante normal. A lo mejor él no era tan frío y vengativo como ella había esperado; tal vez su hermano había mentido y fue él quien exigió los duelos, mientras que lord Wolfe solo era un inocente en relación a la vendetta de Robert por alguna ofensa imaginaria. Era posible: quizá tanto ella como el vizconde eran víctimas del carácter malvado de Robert”.
4/5
¡Muchas gracias a Ediciones B por el ejemplar!

lunes, 12 de junio de 2017

Reseña: En la oscuridad resplandecen las estrellas- Diana Peterfreund

Título: En la oscuridad resplandecen las estrellas
Autora: Diana Peterfreund
Páginas: 384

Editorial: Océano Argentina (Oz Editorial)
Sinopsis: Han pasado generaciones desde que el experimento genético que tenía que transformar la tierra fracasó y diezmó a la humanidad, generando una sociedad donde la tecnología es ilegal y el poder está en manos de una reducida casta de personas: la nobleza ludita.
Elliot North es una ludita disciplinada que dirige la hacienda de su padre. Cuando Kai, su sirviente, de quien está completamente enamorada, le pide que se fugue con él, Elliot siente que su deber es quedarse aunque eso le romperá el corazón.
Cuatro años después, Kai regresa como miembro de un poderoso grupo cuyas ideas transgresoras amenazan el rígido sistema ludita. Elliot tiene una segunda oportunidad, pero sabe que intentar recuperar el amor de Kai significa traicionar todo aquello en lo que le enseñaron a creer. 
       No saben cuántas ganas tenía de leer este libro. Desde hacía tiempo tenía la segunda parte en espera en mi estantería, y hace poco pude comprarme este, que es el primero. 
 Lo que más me llamó la atención siempre de este libro fue que sea un retelling de Persuasión, de Jane Austen. Un clásico hermoso que me encanta así que estaba ansiosa por ver cómo una autora reversionaba esa maravillosa historia, más teniendo en cuenta que lo hacía en una distopía. 
 En este caso, la protagonista se llama Elliot North, quien dirige la hacienda de su padre y es ludita. Los luditas son una especie de responsables de la humanidad, sobrevivientes de la mancha de la Reducción. Cada generación de luditas debe cuidar a los reducidos -más abajo les cuento qué son- y a toda su descendencia. Se ocupan de administrar las tierras y cumplir minuciosamente con los protocolos establecidos, para salvaguardar la especie.   
 Kai es un post-reduccionista, es decir, un HR (Hijo de Reducidos). Uno de cada veinte bebés nacidos de reducidos son post, pero cada vez son más. Son tan inteligentes y capaces como cualquier ludita. Incluso tienen puestos similares a los que ellos ocupan en las haciendas. Aún así, su estatus social claramente no es el mismo, pero nadie se anima a hablar de ello. Los de esta casta trabajan en la cosecha para los luditas, y viven en condiciones humildes. Aunque también existen los que son libres, pero son todo un misterio. Algunos consideran a los de la clase de Kai como niños indefensos y desorientados, para otros son animales de carga, irracionales e inútiles. Ambos se enamoraron perdidamente, a pesar de ser de clases sociales distintas. La familia de ella estaba totalmente en contra, lo que complicaba mucho las cosas. Pero todo acaba de manera definitiva cuando él decide irse, y le propone fugarse juntos. Ella lo rechazó, y desde ese día no se han vuelto a ver. 
 Cuatro años después, Kai regresa como un almirante. Ya no es más un siervo de la tierra, sino que es uno de los hombres más ricos de la isla. Pero ahora está muy distante con Elliot, carga un resentimiento que claramente no puede dejar atrás. No puede perdonarla. Ahora que ha visto el mundo, más allá, sabe cuán mal están las cosas allí. Cuán mal estaba todo lo que desde niños les habían enseñado. 
 Bueno, como verán las similitudes con Persuasión están bastante explícitas en la trama. Se puede establecer una conexión muy fácil entre ambas obras. En particular, el hecho de que sea una distopía le da un toque especial. Hay una explicación bastante enriquecida sobre el contexto de los hechos. Incluso el tiempo se puede percibir, ya que mencionan actuales países como algo histórico y lejanamente extinguido.  
 “Ya no era su nombre, y, sobre todo, aquel hombre ya no era Kai. Por lo menos, no era el Kai que Elliot había conocido toda su vida. No era el Kai que había ocupado su mente durante los últimos cuatro años, el que Elliot había inventado en la oscuridad de la noche, cuando se atrevía a imaginar que las cosas podían haber sido distintas. Aquel Kai era, sin duda, una fantasía. El hombre en el que se había convertido lo consideraría a buen seguro una pesadilla”.
 Los Reducidos, en tiempos pasados, fueron quienes se creyeron superiores a Dios, y por eso los bajó un eslabón por debajo del hombre. Hablan en un extraño lenguaje monosilábico y pueden recibir adiestramiento, pero no desempeñar ningún otro tipo de trabajo cualificado. Requieren de suma vigilancia, ya que los jóvenes, ancianos, enfermos y embarazadas son propensos a autolesionarse.
 La distinción entre estos tipos de personas es lo que sería un extra por sobre el original. Porque en el resto de los aspectos, coinciden bastante. Ya sea en los problemas financieros de los North, y la personalidad del padre de Elliot cuya preferida es nadie más ni menos que Tatiana, su hermana mayor.
 El romance es también muy similar: frío cuando están frente a frente, pero muy poético en sentimiento. Lo que agregaría para destacar es que la hostilidad de Kai es muchísimo más marcada. Y eso me encantó. Lo que cambiaría hubiese sido poner menos frases calcadas -así, tal cual- en ciertos momentos.
 A pesar de todo, la pluma de la autora es bastante particular, y no terminó de convencerme por completo, porque por momentos se me hacía algo lenta y densa. Aún así, los diálogos eran penetrantes y cargados de emociones. Eso sumado a la profundidad de los personajes creados, hicieron que la novela me enganchara. Su evolución es muy progresiva; y aunque no tiene demasiados giros, sí posee uno puntual que da el pie perfecto para despegar.
 Es raro, porque para estar ambientado en un futuro incierto, las escenas parecen más bien sacadas de una película antigua, de algún siglo pasado. O será que al tener como base dicha obra, todo me parezca narrado en el siglo xix.
 Lo mejor es el toque original que le da la autora. Eso que lo hace un gran retelling, el punto distintivo e independiente de su inspiración original. Y es la clase de magia que tiene, un ingrediente que roza un poco, pero que no se introduce de lleno en la fantasía.  
 El final me pareció bastante apropiado, aunque no imagino de qué manera podría continuar (supongo que eso significa que quedé conforme). Por suerte tengo la segunda parte aguardando, para deleitarme con un poco más del maravilloso corazón de Kai y la osadía de Elliot.
“¿No es extraño que sepamos cosas de estrellas que ya ni siquiera podemos ver? En los libros hay muchas estrellas que ninguna persona de las islas ha visto nunca. Un día, tal vez consiga construir un avión de verdad y tú y yo podamos ir a ver el resto de las estrellas y también el resto del mundo.
Tu amigo, Kai
4/5