martes, 23 de mayo de 2017

Reseña: Todo, todo de Nicola Yoon

Título: Todo, todo
Autora: Nicola Yoon
Páginas: 317

Editorial: SM Argentina
Sinopsis: Madeline es alérgica al mundo exterior. Tan alérgica, de hecho, que no ha salido de su casa en 17 años. Ni siquiera se lo había planteado hasta que ese chico de ojos azules se muda a la casa de al lado.
 ¿Qué tendrá Olly que lo hace tan especial?
 ¿Qué tendrá Olly para hacer que la realidad de Madeline se tambalee?
       Antes de empezar este libro, ya sabía que iba a hacerme sentir mínimo cientos de emociones. Porque es de esas novelas que te transmiten todo (todo) con solo verlas.
 Madeline Whittier es una adolescente que tiene SCID (inmunodeficiencia combinada grave), una compleja enfermedad que afecta su sistema inmunológico, que la hace alérgica a prácticamente todo lo que la rodea. Es por ello que ha pasado diecisiete años sin salir de su casa.
 Maddie es increíblemente inteligente, le encanta la lectura y la arquitectura, hace reseñas en Tumblr de los libros que lee y todo lo que conoce, las únicas personas de las que se rodea son su mamá y Carla, la enfermera que cuida todo el tiempo de que su salud esté dentro de los parámetros normales. Debe cuidar minuciosamente la procedencia, conformación y esterilización de las cosas con las que tiene que lidiar día a día. Desde lo que huele o toca, hasta lo que come. 
 Su casa está absolutamente adaptada: todo es color blanco, pulcro, descontaminado e incluso hay una cámara estanca con filtro purificador de aire. 
 La relación que tiene con su madre me resultó muy entrañable desde el primer capítulo. Ella se preocupa (y se ocupa) de cada cosa, y hace todo para que se sienta a gusto en la casa, acompañada. No se me hace sencillo encontrar cada día distintas maneras de combatir el aburrimiento, para una persona que no sale de su casa literalmente nunca. Imaginen cada hora, cada día, todas las semanas de cada mes encerrada: la niña burbuja, como se llama a sí misma. Sin embargo, su madre hace siempre hasta la imposible sacando un as bajo la manga para hacérselo más fácil. 
 Todo cambia cuando Madeline ve la llegada de sus nuevos vecinos, entre ellos, está Olly. Él es todo lo que está bien en el mundo. Es atento, inteligente, divertido, transparente. Mil adjetivos positivos se enlistan en espera para ser adjudicados a Olly. Y no me alcanzaría la noche entera para poner todos los que quisiera en una reseña. Su llegada a la vida de Madeline lo cambia todo. Rompe absolutamente sus esquemas. Hará que se empiece a cuestionar muchas cosas. 
“Solo hay una cosa que puedo desear: un remedio mágico que me deje correr libremente por ahí como un animal silvestre. Pero nunca lo pido porque sé que es imposible, como desear que las sirenas y los dragones existan de verdad. En vez de eso, suelo pedir cosas más realistas, cosas que no nos pongan tan tristes”.
 La protagonista en circunstancias normales podría resultar corriente. Pero en sus circunstancias es absolutamente valiente, arrolladora. Así la describiría. 
 Carla también es un personaje que me gustó mucho. Es muy adorable y paciente. La vi exactamente como si fuera su segunda mamá. Mezcla esa preocupación genuina con esos consejos cargados de sabiduría que solo los años aportan. 
 La estructura del libro está tan bien diseñada que es imposible parar de leer en cualquier momento (de leer y de admirar, con esas bellísimas fotos e ilustraciones de su esposo David). Hay fragmentos más cortos, y otros no tanto; pero todos son muy interesantes. Especialmente porque están narrados en primera persona por la protagonista, y su forma de percibir el mundo no se parece en nada a la de la mayoría. Es muy especial, porque todo su universo es tan limitado. 
 La pluma de la autora te cala hondo hasta los huesos. Te hace sentir en carne viva cada emoción, cada lágrima. Te hace preguntarte, por sobre todas las cosas...¿qué tanto valen las cosas que desperdiciamos, subestimamos, cuyo valor real desconocemos porque nunca nos han faltado?. Y es algo realmente para pensarlo. Partiendo desde allí, una escritura que te abre la mente vale oro. No es algo sencillo de lograr. El esmero y cuidado para elegir cada palabra, y que éstas sean las adecuadas, se nota en cada página. Y no queda en evidencia en ningún momento que es la primer novela de la autora. 
 Respecto al final, hay escasas maneras de plantearlo sin soltar algún dato revelador. Solo diré que me sorprendió muchísimo, y me dejó el corazón en un puño. ¡Corran a leerlo! 
“Desde que Olly entró en mi vida, hay dos Maddys: la que vive a través de los libros y no se quiere morir, y la que se dedica a vivir, sospechando que la muerte sería un precio justo por intentarlo”.
5/5
¡Muchas gracias SM Argentina por enviarme el ejemplar!

domingo, 21 de mayo de 2017

Reseña: El desvío de Susana Grimberg

Título: El desvío
Autora: Susana Grimberg
Páginas: 63

Editorial: Kratos Editorial
(Agencia de prensa Kiako-Anich)

 “El Desvío” es una recopilación de siete relatos cortos. Obtuvo el Primer Premio Narrativa en el Certamen Nacional e Internacional XXII Ed. (2009) Editorial Nuevo Ser.
        
 ¡Hola de nuevo! Estoy bastante desorganizada y por eso es que las reseñas del blog estaban siendo algo espaciadas. Esta semana estoy poniéndome al día así que espero poder acomodarme mejor. En esta entrada seré más bien breve, ya que el libro del que les voy a hablar tiene poquitas páginas y no quiero arruinarles la sorpresa de lo que contiene.
 Como dije más arriba, la obra es una recopilación de varios relatos (siete, precisamente) de la autora. Entre los que más me gustaron está “Después” y “Ofelia”. Ambos -aunque me atrevería a decir que en su mayoría- hablan sobre el amor, lo que hay después de eso, el desasosiego, la pérdida, el azar y hasta los malos presagios.

  •  “La noche es temor. Aprieta los dientes, camina algunos pasos, se esconde en la entrada de un edificio antiguo. Vuelve la mano vendada. La sigue hasta que desaparece. Contiene la respiración, se apoya contra la pared de la ochava. El trazo blanco lo encañona. Un patrullero se detiene. Lo distrae. Gira y nada. La noche es nada. Acelera el paso. Corta el frío. Llega a la casa empapado de sudor, de frío, de temblor, de rabia”.

 De la pluma de la autora destaco su precisión, y un poquito más allá, las analogías que hace con otras obras de referencia, o metáforas que suelen ser muy acertadas, aunque ocasionales. Lo primero me parece un tiro al blanco ideal, más que nada porque se habla de clásicos y ayuda muchísimo a vincularse con el lector de una manera casi-segura.
 El libro es corto y se acaba en minutos. Lo malo (y empezar por acá le da un aspecto menos lúgubre al final, que me parece más propicio para cerrar la idea) es que no llegué a compenetrar con cada una de esas pequeñas historias. Eran tan escuetas y efímeras, que me costó bastante conectar con sus protagonistas. Me hubiese gustado que tuvieran un trasfondo apenas más marcado, a pesar de que se trate de escritos no muy extensos. 
 Lo bueno es que esas partes que me resultaron ambiguas o parecían dejar lagunas, podían ser llenadas con la imaginación lectora: ¿qué hizo tal personaje para cuestionarse tanto su existencia en este mundo?, ¿cuán premonitorio puede ser un sueño, sin contar que parte de la propia sugestión?, ¿por qué el azar puede arruinarlo todo, o es que el todo está escrito ya en alguna parte?.
 No quiero dejar de mencionar que se tocan temas interesantes, importantes y fuertes, si se quiere (un ejemplo de ellos es la dictadura militar argentina) con una especie de velo, pero se hallan latentes en cada relato. Incluso algo más banalizado y general, tan abarcativo como avasallante: la muerte. Pero también hubo relatos que me resultaron tan cotidianos que se me hicieron intrascendentes. No porque no tuvieran valor por sí mismos, sino porque no sentí que aportaran a la obra más que para no dejar un hueco visible allí donde iban. Pero lo digo con todo mi respeto a la autora, que es lo primero que leo de ella y no estoy acostumbrada a este tipo de escritura. 
 • Sobre la autora: Susana Grimberg es oriunda de la provincia de San Juan.  Psicoanalista, escritora y columnista,escribió notas para los diarios Página 12, La Nación, Primera Edición (Misiones), Diario de Cuyo (San Juan) y la revista Debate.
 Desde hace veinticinco años es colaboradora de Comunidades, periódico judío independiente.  Durante su carrera profesional investigó sobre el pensamiento judío y redactó más de 200 artículos sobre política, con el psicoanálisis como marco teórico de referencia. Sus contribuciones teóricas como psicoanalista fueron publicadas por la Escuela Freudiana de la Argentina.
 Posee una amplia trayectoria en radio: actualmente es programadora y conductora de “A la vuelta” en Radio Sentidos en la que habla sobre los malentendidos en la vida cotidiana, título del ensayo que publicará en el 2018. Anteriormente formó parte del equipo del programa “En la otra puerta” en radio.
Muchas gracias Kiako-Anich por enviarme el ejemplar. 

lunes, 15 de mayo de 2017

Reseña: Imperfectos de Cecelia Ahern

Título: Imperfectos (Flawed #1)
Autora: Cecelia Ahern
Páginas: 392

Editorial: Ediciones B
Sinopsis: Celestine North tiene una vida ideal. Es la hija y hermana perfecta; es apreciada por sus compañeros de clase y sus profesores; y es novia del encantador Art Crevan.
Cuando Celestine se enfrenta a una situación que la obliga a tomar una decisión impulsiva, rompe una de las reglas del Tribunal y se enfrenta a unas consecuencias que podrían dar un giro total a su vida. Podría acabar en prisión. Podrían marcarla. Podrían descubrir que es imperfecta.
       Tenía muchísimas ganas de conocer un poco más la pluma de esta autora. Y cuando vi la sinopsis de este libro, pensé seriamente en que debía leerlo. Hacía algunos meses que no metía mi nariz en alguna distopía, así que no quise dejar pasar la oportunidad.
 El libro plantea una sociedad dividida entre los perfectos y los imperfectos. Estos últimos son ciudadanos que han sido excluidos de cierta manera, por haber cometido errores sociales de índole ética o moral. Son previamente juzgados por un tribunal específico en El Día del Nombre, y luego marcados, para que el resto de las personas sepan lo que son. No son tratados como delincuentes ya que no van a prisión ni reciben una pena legal; sino que siguen viviendo entre el resto de los ciudadanos que ellos consideran “normales”, pero bajo distintas reglas. Como por ejemplo toques de queda, sectores exclusivamente destinados a ellos en supermercados, autobuses, etc. Tampoco pueden reunirse entre los que están en su misma condición, para evitar disturbios.
 La protagonista es Celestine North, y es el ejemplo ideal de la perfección: tiene calificaciones perfectas, es sumamente inteligente y una obsesionada con corregir todo error que sea capaz de percibir. Está de novia con Art Crevan, hijo del principal juez de El Tribunal, y sus ideologías son extremadamente definidas (o es blanco o es negro). Está completamente de acuerdo con el sistema, odia/teme a los imperfectos y no disiente con que sean marcados porque es todo lo que siempre le han enseñado. Lo ve como la manera en que la sociedad se limpia de los que rompen con el orden establecido. Cree fielmente en que la perfección existe, y seguir siendo perfecta y tener una vida perfecta son sus mayores aspiraciones.
 Todo cambia cuando un episodio hace que su mente se empiece a llenar de dudas, de muchas preguntas. Algo que la hace estar, por primera vez, del otro lado.
 Con respecto a los personajes…Celestine en un comienzo me pareció alguien bastante débil de mente, negadora, conformista –aunque de a poco fui menguando el filo-. Además de ser superficial y prejuiciosa. Podrán decir que es comprensible en esa sociedad tan autoritaria y llena de estereotipos, pero sí considero que no hacía falta tanta sumisión, si miro, por ejemplo a su hermana que es pocos meses mayor que ella. Juniper es más directa, dice lo que piensa sin demasiados rodeos, aunque eso esté en contra del pensamiento pre-establecido en el subconsciente colectivo. Me agradó mucho su carácter desde el inicio, aunque resultara un estorbo ante los ojos de todos.
“Cuando ves algo, ese algo no puede ser invisible. Cuando oyes un sonido, este nunca puede ser inaudible. Sé, sin asomo de duda, que esta tarde he aprendido algo que jamás olvidaré. Y ese aspecto de mi mundo que se ha visto alterado, nunca volverá a ser el mismo”. 
 Art no terminó de convencerme en ningún momento. Apenas salió en escena me pareció alguien demasiado ideal para ser verdad, al punto de que me resultó un personaje forzado y con actitudes que en ocasiones dejaban entrever otra cosa, algo oculto. Y hasta el final del libro que yo seguía sin estar convencida de si me caía bien o no. De si creía en lo que decía o no.
 Hay otros personajes como el padre y la madre de Celestine; el primero vendría a ser la figura de protector, de los que hablan lo justo y necesario, pero que lo da todo por su familia. Aunque al principio lo cierto es que no muestra ni un ápice de interés por nada, luego acabé amándolo. Su madre, bueno…un dolor de cabeza. En todo sentido.
 Ya avanzada la lectura mi opinión sobre la protagonista cambió por completo. No esperaba demasiado de ella, y tampoco me molestaba ni un poco en comprenderla, porque sencillamente me parecía una idiota. Hacia el final para mí fue como si me la hubiesen cambiado por otra: sentía compasión, empatía, hasta podría decir que me hallaba de su lado.
 La sociedad que nos presenta Cecelia está cargada de problemas que hoy en día no nos resultan para nada ajenos: los estigmas, las etiquetas, la marginalidad. Creo que va muy a fondo en ese aspecto en esta obra y que logra remover ese punto dentro del lector, sobre hacia dónde irá dirigida la humanidad mientras se guíe por la ambición, el egoísmo y la maldad. Todo el sistema que creó (que no es para nada simple) está explicado muy detalladamente, sin resultar pesado, para que nos demos una idea clara sobre cada pieza de ese rompecabezas.
 Sobre la narración debo decir que es increíble. El libro es muy adictivo, me lo terminé prácticamente en una noche. Los personajes te descolocan, yo desconfiaba de todos y cada uno de ellos. Y el desenlace no me decepcionó en absoluto; me dejó con ganas de una segunda parte, la cual va a ir acompañada de unas expectativas muy altas teniendo en cuenta lo arrasador que este primer volumen me pareció.
 Descubrí una faceta distinta de la pluma de esta autora, ciertamente igual de fresca pero con más acción, con más detalle a pesar de su ligereza. Creo que encontré un libro para recomendar el sitio por dónde empezar, a quienes no conozcan la maravillosa escritura de Ahern, tan trepidante como adictiva: anímense.
“No importa lo que hagas después de ser marcado, el estigma nunca puede ser borrado, lo llevarás hasta que mueras. Sufres las consecuencias de tu error por el resto de tu vida. Tu castigo sirve como recordatorio a los demás de que hay que pensar antes de actuar”.
4/5
¡Gracias a Ediciones B por enviarme el ejemplar!