martes, 22 de septiembre de 2015

Reseña: Rebelión de Anna K Franco

Título: Rebelión
Autora: Anna K Franco
Páginas: 309
Libro: 1/3

Editorial: Ediciones B
Sinopsis: Es el año 2056. Lenah es una “resucitada” que despierta a los dieciséis años en un mundo que desconoce, pero que parece perfecto. Después de la Tercera Guerra Mundial, la humanidad al fin aprendió ciertas lecciones: ya no hay enfermedades, maldad ni dolor. Pero el día en que Lenah conoce a Nahier, todo cambia. Nahier es un clon. Es un calco mejorado de su original. Sus genes son perfectos y sus acciones están dominadas por la razón. Pero aunque se cree incapaz de sentir, Lenah despierta en él sensaciones que no sabe nombrar.Sin embargo, en este Nuevo Mundo, la perfección es pura apariencia. La Clase Política tiene un poder que la población, anestesiada de felicidad, desconoce. Los clones ya no están dispuestos a ser simples marionetas de los humanos, los ánimos están caldeados, y Lenah muy pronto descubrirá que nada es lo que parece. Tampoco Nahier.
 En la reseña de hoy les voy a hablar de un libro de una escritora argentina. Se trata de una distopía que nos sitúa en el año 2056, donde el mundo está absolutamente transformado luego del terrible suceso que dejó millones de muertos: la Tercera Guerra Mundial.
 El libro tiene como protagonista a Lenah, una adolescente de dieciséis años que es una resucitada. Ella viene del Viejo Mundo, y fue criopreservada (que es una especie de ''congelamiento") para ser insertada en el Nuevo Mundo. Vive en la UCES -Unión de Colonias Estadounidenses- con sus padres adoptivos, Norah y Gabe, y su hermana menor, Gadea.
 Además de la UCES tenemos la Unión de Colonias Europeas y la Unión de Colonias Ruso-Orientales. Entre los tres bloques no hay ningún tipo de contacto, ya que cada una tiene sus respectivas Regiones. A la que pertenece Lenah antes era conocida como la Patagonia Argentina.
 En este mundo nuevo todos sus habitantes son ideales: amables, felices, pacíficos. Y tienen el alma pura; además las calles, las casas y las familias están estratégicamente organizadas y distribuidas. Ya no existe la contaminación, no hay delincuencia y absolutamente todos tienen trabajo. Nadie se atreve a desobedecer las reglas y un gran avance es que no hay enfermedades terminales/incurables.
 Sumado a esto, además de resucitados y obviamente, seres humanos, hay clones. Éstos fueron creados con el fin de ser las sombras de sus originales, una clase de ''perfeccionamiento'' de éstos, adiestrados para cumplir órdenes de sus superiores. Con la única diferencia de que no pueden sentir, no pueden enamorarse ni tomar decisiones por sí mismos, mucho menos ser considerados iguales o de mayor importancia que los humanos.
 Una tarde que podría ser como cualquier otra, Lenah va a casa de unos amigos de sus padres, y conoce a Nahier. Él es un clon, y como todo clon, lleva marcada una C en su piel. Desde el primer instante entre ellos hay una conexión especial, y a partir de ese momento todo cambia.
 Lenah comienza a darse cuenta de que no todo es tan perfecto en esa sociedad estructurada, de que hay muchas cosas que la Clase Política les oculta, y que los clones no son como les enseñaron a todos en sus escuelas. Y Nahier, se debate entre lo que debe hacer y lo que siente, lo que hace que sus planes se vean totalmente afectados...
 Esperaba bastante de este libro, todos mis amigos lectores fanáticos loquitos de las distopías (besitos si me leen, jaja) me lo recomendaron. En especial Ro (si quieren miren su blog por aquí) que adora a Anna Franco. La verdad es que quedé muy, muy conforme con esta lectura. Lo leí muy rápido porque se me hizo adictivo, y apenas lo terminé me dejó ese vacío del que todos hablan de "necesito la segunda parte".
 No leí muchas distopías ambientadas en mi país, de hecho creo que ésta es la tercera -o cuarta, si no me equivoco-, pero me sorprendió la facilidad con la que la autora me permitió imaginarme un futuro no muy lejano, absolutamente impredecible y fatal, en tierras tan cercanas a las que estoy pisando.
"La revolución no hará más que enfrentar víctimas con víctimas, y a mí con las preguntas que me hago desde que volví a nacer: ¿Quién soy? ¿De dónde vengo? ¿Hacia dónde voy?"
 La pluma de la autora es muy ágil, y los hechos se van desentramando de una manera muy inteligente. En ningún momento me aburrí de leer, aunque debo admitir que si hay algo que no me creí fue el romance, aunque dejaré este punto para más adelante y me centraré un poco en los personajes...los cuales me gustaron mucho, Lenah tiene una personalidad fantástica y Nahier es todo un misterio bien logrado: te dan ganas de leer más y más sobre él. Para ser un primer libro creo que están desarrollados ampliamente.
 Los personajes secundarios no lograron captar mucho mi atención, al contrario de lo que me esperé en un comienzo, los padres de Lenah me cayeron relativamente bien. Es decir, les tenía una especie de lástima (bueno, haciendo referencia un poco más a Norah). Sí sentí que para la importancia que tenía en la vida de la protagonista Gadea -y que es con quien tenía mayor afinidad-, se contó muy poco de ella; así que espero saber más o que sea más partícipe en la continuación.
 Respecto a la historia de amor, que juega un papel fundamental en esta historia distópica, no me logró convencer. Y no sé si es porque iba todo demasiado lento y de repente la autora nos clavaba una escena donde Lenah veía a Nahier como si fuese su sueño de toda la vida hecho realidad. O porque ninguno tiene pensamientos o expresiones de afecto, o confusión viniendo de parte de él. A lo que me refiero es que, aunque sé que supuestamente los clones no deben sentir, amar, etc., la escritora quiso dar a entender que él estaba experimentando todas esas sensaciones. Pero yo no las vi reflejadas en el libro, es sólo una observación más que una crítica o un punto negativo, ya que no suelo bajar la línea en las primeras partes de trilogías o sagas. Esto no cambia mucho que me haya encantado la historia, ya que no me centré en el romance, cosa que en general hago en las distopías para no emocionarme demasiado de gusto.
 El resto estuvo muy bien, entretenido y todo en la justa medida. Me quedé contenta por haber estrenado un escrito de Anabella Franco con éste género, aunque admito que muero por leer una de sus alabadas novelas románticas.
4/5

Muchas gracias a Ediciones B por enviarme ejemplar.

5 comentarios:

  1. No sé qué obsesiones les están entrando tanto a escritores como editores en sacar libros en plan saga... Pero bueno, me alegro que te haya gustado.
    Gracias por la reseña.
    Besos =)

    ResponderEliminar
  2. No conocía a la autora de antes, pero tengo muchas ganas al libro. Lástima que sea una trilogía... :S

    ResponderEliminar
  3. Hola!

    No conocía a la autora y el libro tampoco, y como me gustan las distopías, siempre me es interesante ver otros libros que traten esta temática desde otro punto de vista o si más no ambientado en otros sitios, así que le daré una oportunidad! Muy buena reseña!
    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Me encantan las distopías y que ocurra en las regiones de Argentina me llama mucho. Muchas gracias por la recomendación :)
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Hola, me encanta este blog y lo veo desde hace mucho, me gustaria que pasaras por el mio, soy nueva en esto. http://unavidaimaginando.blogspot.com.ar/

    ResponderEliminar