viernes, 23 de diciembre de 2016

Reseña: Las penas del joven Werther de Johann Wolfgang Von Goethe

Título: Las penas del joven Werther
Autor: Johann Wolfgang Von Goethe
Páginas: 175

Editorial: Ediciones B (Bruguera)
Sinopsis: Desencantado de la vida de la ciudad, el joven Werther, artista y dibujante promisorio, decide retirarse a una aldea campesina. La naturaleza se abrirá camino en su inspiración. Las montañas, los arroyos, los tímidos animales de los bosques lo sorprenderán en sus paseos solitarios. Los simples campesinos del pueblo Wahlheim se convierten en sus amigos y él se maravilla por la sinceridad de sus expresiones y la nobleza de sus sentimientos.
 En un baile en el pueblo, Werther conocerá a Lotte, la bella joven que debe cuidar a sus hermanos después de la muerte de su madre. En medio de los giros hipnóticos de la danza, se enamorará de la belleza y las virtudes de la inocente Lotte.
 La tragedia cubrirá las expectativas de Werther como una tormenta cubre las montañas. Su amor por Lotte no puede manifestarse: ella está comprometida desde hace varios años con Albert, un oficial de la corte. Werther decide alejarse de Lotte para olvidar su amor. Sin embargo, su naturaleza pasional lo obligará a volver para enfrentarse a las consecuencias. 
 Este libro pertenece a la colección de clásicos Bruguera, que relanzó este año la editorial Ediciones B. Es una historia narrada en forma epistolar, usando las cartas que escribió el joven Werther en unos años de su vida tanto intensos como trágicos. En ellas cuenta a diferentes destinatarios cómo en su ida a Wahlheim conoce la tranquilidad que necesitaba y se une con la naturaleza, hace nuevos amigos y hasta encuentra el amor. Ese amor jovial, en los ojos de la joven Lotte, lo hace enloquecer.
 Su vida de a poco se va transformando en un pozo oscuro en el que padece un sufrimiento inimaginable, puesto que a pesar de que su amor es un sentimiento correspondido, éste es imposible: Lotte está comprometida desde hace varios años con otro hombre, y Werther no puede tenerla.
 Podría decirse que es una novela autobiográfica. Su protagonista es un hombre muy pasional y amante del arte en todas sus expresiones, siempre actuando por impulsos y con el corazón en sus manos. Lo cual en muchas ocasiones lo llevaba a tomar decisiones poco fructíferas para él.
 El relato sobre la vida de Werther es tajante y sufrido. Pero sufrido en el peor sentido de desmedro hacia su persona; autocompadeciéndose de sí mismo y muchas veces martirizándose por no poder cumplir con sus deseos. Esto va de la mano con la misma prosa, muy característica de la época que es expresivamente apasionada, poética, dramática, teatral. Al ser este libro nacido en la cuna del Romanticismo tiene todas las características de dicho movimiento, por lo que es una de las obras de amor trágico más influyentes de ese momento, y que, hasta el día de hoy, se mantiene vigente.
 Si bien los clásicos no son mi fuerte en los géneros literarios, lo cierto es que he tenido experiencias mucho más gratas que ésta. Siempre dejando al margen la parte de la influencia histórica, el significado para las obras siguientes de ese siglo y la consideración que en estos tiempos pueda hacerse de éste. Es una pseudo-biografía que en pocas páginas se iba transformando en un tedio constante. ¿Por qué? El personaje principal va decayendo y con él mi esperanza como lectora de que todo cobre algún sentido en algún momento. Sí que sé que es una novela trágica y romántica -basta sólo con leer su título-, pero no hablo de la espera de un final feliz, sino de que me transmitiera un poco las sensaciones que a su vez llevaron a ese final tan terrible. Y nada de eso me pasó. Los actos sabidos blasfemos igual eran llevados hasta su fin por parte del sacrificado, queriendo salvar a un entorno desinteresado en él absolutamente. Así que al fin y al cabo era como quitarse una responsabilidad de encima, acobardarse y no enfrentar las consecuencias de sus actos. Es que se me volvía un sufrimiento que ni les cuento leer estas cartas.
 No tengo inconvenientes con las plumas poéticas y puedo hallarme en el mismísimo mil setecientos a la hora de leer el libro, lo que sucede es que todo ese drama en un punto tiene que tener coherencia para mis ojos, y al no concebirla se me tornaba todo aburrido e insustancial.
 No puedo, me niego a amigarme con los personajes mártires sin causa justificada. Y peor, ponerme del lado de la necedad de los que no se hacen cargo de su accionar y miran hacia un costado.
"Ante mi alma se ha levantado una especie de telón, y el escenario de la vida infinita se transforma a mis ojos en el abismo de la tumba eternamente abierta. ¿Acaso puedes decir: <<¡Esto es todo!>>, cuando todo pasa, cuando todo pasa y rueda a la velocidad del rayo, y si incluso alguna vez perdurase toda la fuerza de la existencia, sería arrastrada por la corriente, hundida y destrozada contra las rocas? No hay un solo instante que no te consuma a ti y a los tuyos, ni un solo instante en el que no seas, en el que no hayas de ser un destructor, el paseo más inocente cuesta la vida a miles de pobre gusanitos, una pisada destruye las arduas construcciones de las hormigas y aplasta un pequeño mundo convirtiéndolo en una tumba infame".  
2.5/5

Muchas gracias a Ediciones B por enviarme el ejemplar. 

4 comentarios:

  1. No conocía este clásico, sin embargo, pienso que seguro que es tan sufrido el tema porque al presentarlo en cartas, el personaje se describía completamente a su gusto como lo haría cualquiera que sufriera, como siempre nos vemos totalmente perdidos al quejarnos y contar nuestra desgracia. Pero no me hagas caso, es una suposición y en realidad no he leído mucho de género romántico histórico. o_O
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Hace poco me hice con este libro y pienso leerlo a lo largo del 2017

    ResponderEliminar
  3. Hola! No conocía este libro sinceramente y me resultó muy interesante tu reseña. Tal vez lo lea. El tema del amor en el Romanticismo y del amor trágico-fou es muy interesante, aunque el tema epistolar a mí me retiene un poco porque si el protagonista no te gusta, pues... estamos todos medio al horno, jajaja. Además que tienen que ser unas cartas de los mil mundos para que me atrapen todo el libro, y como vos decís, si el protagonista no se desarrolla bien como personaje, el interés decae porque es como si estuviera él siempre, en todo momento, en "pantalla"; peor que la primera persona. Me lo apunto y veremos si lo compro en algún momento.
    Saludos y felices fiestas!!

    ResponderEliminar
  4. Hola!
    No estaba segura de si quería leer este libro o no pero gracias a tu reseña he decidido dejarlo para más adelante. Gracias porque me he enterado mucho mejor de qué iba la novela.
    Besos desde
    entrelibrosm.blogspot.com

    ResponderEliminar