lunes, 1 de mayo de 2017

Reseña: Escuela de sangre de Max Rhode

Título: Escuela de sangre
Autor: Max Rhode
Páginas: 304

Editorial: Ediciones B
Sinopsis: Una isla solitaria. Una cabaña de madera amoblada como un aula. Una escuela donde se enseña a poner trampas, dar caza a seres humanos y matarlos.
Simon y Mark son incapaces de imaginar algo más horroroso que tener que trasladarse de Berlín, la metrópolis, al páramo de Brandeburgo. Lo único que los adolescentes esperan, con enorme expectación, son seis semanas de vacaciones de verano, pero su padre les juega una mala pasada. Los ha inscrito en una escuela muy especial, situada en medio de una isla boscosa y solitaria. En ella se enseñan las mismas asignaturas que en el infierno…
      ¡Hola! Ya pasaron varios días desde que subí mi última entrada en el blog, y lo cierto es que por problemas de salud me tuve que aislar un poco de todas mis actividades, muy a mi pesar. Pero créanme que era necesario, ya que apenas podía conectar dos neuronas, ni siquiera tenía ánimos de leer, con eso les digo todo. De a poco voy mejorando –o eso creo-, y qué manera más propicia para componerme que reseñar mis lecturas. No hay nada que me guste más. Así que aprovecho este pequeño tiempo libre para dispersarme un poco...
 Estaba muy ansiosa por leer este libro. Tuve el placer de conocer previamente la pluma del autor y la verdad es que me había dejado muy conforme. Por si no lo saben (si es que alguno es medio colgado), Max Rhode es el seudónimo que usa Sebastian Fitzek en esta obra.
 El libro comienza con el relato en primera persona de Simon Zambrowski, contando sobre cómo su padre había cambiando de repente, pasando de ser un hombre vivaz y generoso, a ser alguien desagradable, malvado y agresivo. Todo empieza con el traslado de toda la familia desde Berlín al distrito de Oder-Spree, Brandeburgo, luego de que la empresa maderera de su padre quiebre y lo llevase a la ruina. Ese cambio brusco –aparentemente sin razón- llegó a su punto máximo cuando Vitus, su padre, decide llevar a Simon y Mark –su hermano mayor- a una “escuela”, pero que no es precisamente del tipo al que ellos asistían antes de las vacaciones de verano. La misma consiste en una cabaña amueblada como si fuese un aula, ubicada en una isla desierta y boscosa, y lo que Vitus pretende que sus niños aprendan allí, no es para nada convencional. Ahí yace la parte más terrorífica de esta historia.
 El inicio del libro es excelente, con una narración plagada de detalles exquisitos que enganchan al lector de una manera increíble. Desde el primer capítulo ya encontré todo lo que necesitaba para perderme en sus páginas: un relato muy, muy oscuro, con descripciones magníficas de momentos tortuosos de la vida de los personajes. Pero lo que hizo dar el salto de lo dramático a lo que sería una verdadera novela de terror, es, además del halo de misterio y la crudeza en la narración, la maldad y el miedo que tan bien introduce el autor en cada línea. Además, la cantidad de páginas es bastante exacta, ya que no es un libro ni muy corto ni muy largo; y los capítulos son súper breves –cosa que saben que adoro profundamente, y más aún en este género- lo que desemboca en una lectura sumamente ágil y ligera.
 “Cuando nos unimos a él nos indicó que dejáramos nuestro equipaje delante de la cabaña, se quitó la manguera de la cintura y abrió la puerta.
 –Sed bienvenidos al lugar más importante de vuestra joven vida –dijo en tono patético.
 Al entrar no podíamos creer lo que vimos, pues lo que nos aguardaba en el interior de la cabaña era al mismo tiempo tan normal como absurdo, y durante un momento no supimos si deberíamos reír o asustarnos.
 Papá no tardó mucho tiempo en decidir por nosotros”.
 Las escenas en que los personajes estaban expectantes –o mejor dicho, muertos de miedo-, sus sentimientos de pánico y desazón traspasaban el papel y se volvían casi tangibles. Al igual que los giros en la trama, que son un punto muy importante, ya que no me resultaron para nada previsibles. En más de una ocasión me sorprendí viéndome desplazando mis hipótesis inmediatas a una escena, porque no habría manera de esperar lo que sucedería luego.
 Los personajes están perfectamente perfilados para una novela de este estilo. Desde los niños, con un rol imprescindible en la trama, con papeles bastante esperables pero actitudes realmente sorprendentes. Simon, el menor, es el más osado y valiente, un poco más impulsivo que su hermano, Mark, que es más bien precavido y por momentos indiferente a algunas circunstancias. Se llevan muy bien, y tienen un año de edad de diferencia. Por otro lado, su madre, es un ser  bastante típico: sumisa y callada, sin intervenir demasiado en ningún asunto, por ende, con poco protagonismo en el desarrollo de la historia. No aparece en muchos diálogos, lo que no nos permite conocer mucho de ella. Finalmente, el padre, está creado para desconcertar, sorprender y diría que hasta asustar a los lectores. Es el personaje más fundamental, y poco puedo decir de él sin spoilear algo verdaderamente importante.
 Claro que hay otros más bien secundarios, como Peter el Tartamudo, que aparecen a dar algunas luces, o a sembrar enigmas dependiendo de las circunstancias. Su personalidad está bien plasmada y nítida, tanto que me pude recrear visualmente cada uno de sus rasgos. Me gustó mucho cómo se iban introduciendo otros personajes a medida que avanzaba la lectura, pero sin resultar insulsos ni de relleno, aportando lo necesario para ser relevantes.
 Son tantas las sensaciones que me produjo este libro, que no podría mencionarlas todas sin dejarme algo olvidado por el camino. Lo sintetizaré del siguiente modo: fue como ver una alucinante película de terror, pero aún mejor que eso.
 Hacia el final todo se fue tornando cada vez más intenso. Los nervios que me producían las últimas escenas, de verdad que no hay manera de que pueda transmitírselos. Y llegado el desenlace, todo tuvo su cierre perfecto, o casi. Porque hay una pregunta que me quedó dando vueltas respecto de un personaje en particular, pero eso ya será más minuciosidad mía. Y los agradecimientos, un detalle que hace a la esencia del mismo autor, siempre distintivo en todo: insuperables.
“Lo comprendo, de verdad. Si usted aceptara que le estoy contando la verdad, también se vería obligado a aceptar que el Mal existe y que al final el Mal siempre sobrevive, como una cucaracha después de un holocausto atómico. Vaya, lo siento, pero me temo que es exactamente así”. 
5/5
¡Muchas gracias a Ediciones B por enviarme el ejemplar!

11 comentarios:

  1. Pues a pesar de que la sinopsis me ha parecido un tanto cliché, veo que lo has disfrutado mucho, así que no me importaría darle una oportunidad.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Lo tengo en pendientes para leer, me encanta Sebastian así que no puedo dejar pasar este libro,
    Muy buena puntuación le has dado, me parece que también me gustará.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. He buscado de qué año es porque me suena una barbaridad, y resulta que es nuevo! No sé a qué libro me recuerda, lo tengo por casa: a ver si lo veo y te cuento.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  4. Todavía no la he leído y eso que la anoté hace ya un tiempito, pero no creo que tarde en leerla, ya la tengo en la mesita.

    Un besito guapa!
    Yolanda.

    ResponderEliminar
  5. Siento mucho tus problemas de salud, espero que se resulvan pronto.Una reseña muy interesante y muy bien escrita.Besicos

    ResponderEliminar
  6. Me he enamorado del libro solo con leer la reseña, así que lo leeré. Me gusta el detalle de que las escenas donde los personajes tienen miedo se hagan reales y eso me hará leerlo
    un beso

    ResponderEliminar
  7. Hola!

    Con este tipo de libros, tengo que tener cuidado, porque después me impide dormir y eso que cuando más leo es por la noche, igualmente, me ha encantado la reseña, y me lo apunto, a ver cuando me atrevo con él.
    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Había visto alguna otra reseña de este libro y, más o menos, coincidís en opinión pero no termina de convencerme la historia, tiene algo que me echa para atrás.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. hola! madre mía! y eso que vienes de estar enferma, que reseñaza! te compartimos y nos encanta junto con las imágenes que has puesto. gracias y te llevamos al muro. saludosbuhos y cuídate!

    ResponderEliminar
  10. Holaaa
    Quiero leer este libro ya! Tu reseña me ha convencido de lleno, necesito un libro con una trama tan extraña como esta y además que me enganche, lo que cuentas de que al final se vuelve cada vez más intenso... adoro que sea así, que acelere el ritmo cardiaco conforme avanza haciendo que se te corte la respiración
    Sin duda será una de mis próximas lecturas
    ¡Gracias por tu reseña!

    ResponderEliminar
  11. A mí el género no me gusta, así que ni me lo planteo, pero me alegra que te haya gustado, y está bien tener noticias tuyas, después de estar un tiempo ausente ;)

    ResponderEliminar