domingo, 13 de diciembre de 2015

Reseña: Cartas para Victoria, de Marcelo Puglia

Título: Cartas para Victoria
Autor: Marcelo Puglia
Páginas: 340

Editorial : Ediciones B
Sinopsis: La vida de Mauricio –periodista y bloguero- puede contarse en números: a los 40 años, es padre de una beba de 28 días y le restan solo 6 meses de vida. Si Mauricio viviera un promedio de 70 años, cada uno de esos 6 meses significarían 5 años. ¿Cómo enfrentar un dramático final anunciado?A la hora de escribir su lista de los pendientes, registra deseos tan disímiles como casarse con Gabriela, su pareja y mamá de la recién llegada Victoria, y cantar con Paul McCartney. Los días por venir serán vertiginosos: hay que dejarles un futuro asegurado y, sobre todo, un testimonio de su paso por este mundo. Allí anidan, y ven la luz, estas Cartas para Victoria. En ellas, Mauricio le habla a una hija que crecerá sin él, para que tenga de la única manera posible su amorosa mirada y su mano segura como guías.
Lo inesperado de la vida muestra en estas páginas sus luces y sus sombras en un tono agridulce. De esta historia de dolor, sorpresa y esperanza, aprendemos una lección: aun después de la última palabra, la rueda sigue girando y es capaz de producir hechos extraordinarios.
Marcelo Puglia nos propone un viaje de emociones profundas en esta novela conmovedora.
  Estoy con el corazón con agujeritos después de terminar este libro. Pero agujeritos lindos (¿es eso posible o racional?). Esta la definiría como una de las pocas veces que acabo un libro y vengo corriendo a hacer una reseña, porque es la única forma que tengo de descargarme o simplemente de poder seguir con mi vida normal. Sí, así de exagerada.
  Quizás ya conozcan esta historia o puede que no, de todas formas prefiero arrancar diciéndoles que merece ser conocida por todos, es mi humilde opinión.
  Como bien dice la sinopsis, el libro se basa en una serie de cartas que Mauricio, un periodista de cuarenta años, comienza a escribir luego de enterarse que tiene un tumor cerebral que le causará la muerte. En seis meses. Esta cuenta regresiva está como una bomba en su cabeza y junto con el nacimiento de su pequeña hija, Victoria, hacen que desahogue en forma de cartas todo lo que nazca de él. De hecho el único destinatario de las mismas es ella, al igual que, junto con su esposa Gabriela, el motor que lo impulsa a continuar día a día de los que le restan.
  Además de las cartas, él se propone hacer todas las cosas que siempre quiso y no se animó, o todas las que deja estar por trabajo, por falta de tiempo, o simplemente por restarles importancia y postergarlas. Por eso hace una lista de lo que le gustaría hacer antes de morir, y día a día intenta cumplir con sus metas y objetivos.
  Sumado a la trágica noticia de que una enfermedad terminal acabará con su vida, lo despiden del trabajo y su estado económico decae enormemente, ya que como es de esperar era el principal sostén de ingresos de su casa. Es un total tormento tomar la decisión de contarle a su esposa las malas noticias que trae guardadas, ya que no sabe cómo ella podría reaccionar.
  Gabriela aparece lo justo y necesario, aunque me hubiese gustado saber más de ella, creo que está en la medida exacta en la obra, ya que lo interesante era saber qué pasaba por la mente de Mauricio y cómo interactuaba mediante estas cartas con su hija. Puede verse, aún así, cómo su esposa es su pilar, su principal apoyo y cómo no pensó un minuto en abandonar todo lo que habían construido a pesar de que sabían que lo peor estaba por venir.
  Mauricio. Qué personaje más completo, más real, más humano. Lleno de un humor negro que se hace cargo y no desecha su enfermedad. Sabe que la tiene y no se pregunta por qué le tocó a él, simplemente lo acepta. Quiere vivir cada día como si fuese el último y lo hace con todo su sentido del humor, su gracia, su espontaneidad. Dulce hasta la médula, enamorado de la vida, realista, a veces fatídico. Lo amé realmente y su honestidad tocó mi corazón.
  Las cartas: alucinantes. Me llenó de placer leer la manera en que trataba a su hija, hablándole sin saber si ella llegaría a leerlas alguna vez. O si lo haría dentro de cinco, diez o treinta años. Dejando en claro que es sólo un padre y no un superhombre. Cada carta me pareció importante, y cada una más bella que la otra. Juro que casi nunca me cuesta tanto elegir una frase para agregar a la reseña. Pero en esta ocasión marqué tantas, llené tanto de post-its el libro que no sabía qué citar de todo lo que señalé. Incluso marqué mis cartas favoritas, todas con una despedida especial.
  El epílogo me dejó sorprendida. Muy sorprendida, no me esperaba para nada ese final y no voy a hacer ninguna clase de spoiler pero me dejó una ventanita abierta para creer que puede haber otro libro. Quizás no una segunda parte pero sí una especie de anexo, o eso desea mi mente obsesionada en busca de más respuestas...
 Este es uno de los libros más bellos que leí desde que tengo memoria. Y así perdurará en mi mente, me dejó un gran recuerdo y si alguien que tenga un buen corazón me pregunta qué le recomiendo leer, les mencionaré Cartas para Victoria. Y si alguien de mal corazón me lo pide, también lo tendré en cuenta en ese momento, porque estoy segura que haría redimir a cualquier alma oscura y ablandaría el corazón más de piedra de los siglos de los siglos amen.

"Préstale mucha atención a ese detalle. El humor es fundamental, no necesitas ser una payasa, ni relacionarte solamente con payasos, pero dicen (y lo creo) que matrimonios pueden resistir hasta sin amor, pero nunca sin humor. Desconfía de las personas demasiado serias, que siempre se están quejando, las personas malhumoradas no se entregan completamente a la vida". 
5/5

¡Muchas gracias a Ediciones B por enviarme el ejemplar!

9 comentarios:

  1. No había oído del libro, pero me dieron ganas de leerlo gracias a ti :D
    Gracias por la reseña, besos!

    ResponderEliminar
  2. Te felicito Diana es una reseña fantástica, lograste captar todo lo que quise pasarle a los lectores. Te mando un gran saludo desde São Paulo y sigue adelante tienes mucho talento. El segundo libro tendrá mucho de Gabriela...
    Te espero en mi Facebook.
    Mil gracias.

    ResponderEliminar
  3. Ya con la sinopsis quedé como que WOH, me dieron muchas ganas de leerlo! Lo pondré en mi lista de futuras lecturas, aunque esta ya esté muy larga jajaja. Muy buena reseña!
    María.

    ResponderEliminar
  4. ¡Wauh! No tenía ni idea de este libro y me ha encantado tanto la sinopsis como tu descripción.
    Sin ninguna duda tendré que leerlo, me has animado totalmente y creo que será una de mis próximas lecturas, o eso espero. ¡Muy buena reseña!
    Un beso grande!

    ResponderEliminar
  5. No conocía el libro, pero me parece muy tierno. Me lo apunto^^

    ResponderEliminar
  6. Hola Diana! Lei la reseña de este libro en el blog de Lulu en La Nerd Escondida, y ya me habia enamorado completamente. Si bien creo que es una triste historia, debe ser hermosa. Tengo muchas ganas de leerla y terminar con el corazon con agujeritos pero lindos, como vos dijiste jajaja y si creo que es posible.
    La ultima frase que compartiste creo que es maravillosa. Espero poder leerlo pronto (es uno de esos libros que quiero tener si o si en mi biblioteca)
    Nos leemos! Saludos :)

    ResponderEliminar
  7. Feliz Natal!!! Que a manjedoura do seu coração esteja pronta para receber o Menino Jesus que irá nascer!!!
    Um ano novo repleto das bençãos de Deus!!!
    Doce abraço com carinho, Marie!

    ResponderEliminar
  8. Hola, yo no conozco este libro,pero muchas gracias por tu entrada, me quedo siguiendote y te invito a visitar mi blog, nos leemos!!
    http://estoyentrepaginas.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  9. Felicidades, un pequeño presente te espera en mi blog si gustas puedes pasar a buscarlo.

    http://entrelosrincones.blogspot.com.ar/
    saludos!!!

    ResponderEliminar